Publicidad:
La Coctelera

S.E.T.I. Señales de Otras Civilizaciones

Categoría: historia

17 Junio 2010

Las primera dinastias

 

 

 

 

 

1.- Caracteristicas generales y marco geográfico de la cultura egipcia

La civilización egipcia es el resultado de una serie de factores geográficos y humanos que desde época prehistórica produjeron una cultura original y grandiosa, cuyos caracteres principales pueden resumirse en:

- Pretendido aislamiento (los hicsos fueron el único pueblo que invadió Egipto, aunque las relaciones, sobre todo comerciales con el exterior no se interrumpieron nunca)
- Organización en monarquía teocrática con periodos intermedios de descomposición política.
- Una religión de politeísmo popular y de monoteísmo intelectual; con dioses locales, hasta la IV Dinastía predomina el culto a Horus y después dominaron Re de Heliópolis y Amón de Tebas, ambos con un poderoso clero
- Gran importancia del Nilo, cuyas crecidas anuales permiten tres cosechas.

La historia de Egipto generalmente se divide en las siguientes etapas :

- I Época Predinástica
- II Época Protodinástica ( o Tinita; dinas tías I y II)
- III Reino Antiguo (Dinastías III a VI)
- IV Primer Período Intermedio (Dinastías VII a X)
- V Reino Medio (Dinastías XI y XII)
- VI Segundo Período Intermedio (Dinastías XIII a XVII)
- VII Reino Nuevo (Dinastías XVIII a XX)
- VIII Tercer Período Intermedio (Dinastías XXI a XXIII)
- IX Baja Época (Dinastías XIV a XXX9
- X Época Lágida o Ptolemaica
- XI Provincia romana

Como fuentes para el conocimiento sobre este pueblo, tenemos, hasta el Reino Nuevo, documentos que se han conservado como son decretos de inmunidad, grafitos grabados en piedras de los caminos y estelas funerarias grabadas o pintadas en las necrópolis y tumbas. Posterior a eso, ya a partir del Reino Nuevo, tenemos informes militares, documentos en lenguas extranjeras y otros documentos encontrados en el Alto Egipto e información proporcionada por los historiadores griegos.

Para situar geográficamente la cultura egipcia, hay que reconocer las diferencias que existen en la franja del Nilo, entre el norte, zona del Delta (Bajo Egipto), que evolucionó más rápidamente y llegó a una civilización más perfecta, y el sur, (Alto Egipto), más atrasada.

Las causas de estas diferencias son morfológicas, ya que el norte es una gran planicie, homogénea y distante del desierto, donde hay mayor y más rápida sedentarización, y más fertilidad que producía riqueza y bienestar.

El sur es un territorio que se extiende a lo largo del Nilo, entre dos cadenas montañosas y áridas. Pobre en tierras de cultivo, sólo tiene fieras para la caza y un gran aislamiento, estando habitado sólo por montañeses y los escasos campesinos de la ribera del río.

 

VOLVER ARRIBA

2.- Primeras sociedades agrarias en el Valle del Nilo

La desertización progresiva produjo la formación de terrazas en el Valle del Nilo, donde aparecieron los primeros restos de establecimientos humanos.

En el Paleolítico Superior, la industria más representativa fue el Sebiliense, y que se divide en tres fases: Antiguo (Utillaje de diorita, gres o cuarzo y rara vez en sílex; que se halla en Sebil y en el Fayum) Medio (Más uso del sílex, con mejor talla y más instrumentos) y Reciente (sólo se usan el sílex y calcedonia, abundancia de microlitos, sobre todo geométricos)

Al Sebiliense, le sigue el Ateriense, correspondiéndose ambas con el Auriñaciense de Europa. Existe también una cultura pre-agrícola del "Mesolítico del Jartum", donde las casas ya se construían con cañas cubiertas de arcilla y usando recipientes de arcilla marrón, decorados con líneas onduladas y luego con puntos.

Otra fase posible es la representada por la industria de Heluan.

La falta de un Mesolítico claro, hace pensar que el Neolítico llegó a Egipto ya formado y asimiló, disolvió o arrinconó a la antigua civilización.

El Neolítico se caracteriza (de manera general) por el inicio de una serie de aspectos como la sedentarización y organización social, el urbanismo, domesticación de animales, agricultura, conservación de alimentos y fabricación de utensilios.

Durante este período, el clima egipcio continuó su progresivo desecamiento, hasta aproximarse al actual, por lo que tuvieron mucha importancia las crecidas del Nilo, que tuvieron como consecuencia:

- Una primitiva organización de los hombres, que se unieron para canalizar el río y usar el agua para el riego, previendo sus crecidas.
- Se divinizó al Nilo, fuente de vida, y otros elementos naturales (sol, árboles o animales)
- El análisis y observación de las crecidas del río, dieron lugar a los primeros estudios de Astronomía.

Como conclusión, se puede decir citando a Herodoto que "Egipto es un don del Nilo"

El desarrollo de la agricultura en el valle del Nilo se produjo en una serie de asentamientos, formando las distintas culturas neolíticas egipcias:

- Alto Egipto: Cultura Tasiense, cuya base económica es la agricultura y ganadería, destacando los trabajos en hueso y marfil y las paletas para colorantes.
- Bajo Egipto: Cultura de El Fayun A, toscas cabañas de ramas y barro. La cerámica es tosca y de color rojizo. Su economía está basada en la agricultura, la ganadería y la caza.

Culturas predinásticas

ALTO EGIPTO:

 

A.- Badariense => Se encuentran decoraciones en esmalte azul y figurillas femeninas de arcilla y marfil. Los enterramientos son realizados en necrópolis lejos del poblado y al este del mismo. Cada sepultura es individual, oval, circular o rectangular. El cadáver aparece frecuentemente encogido, recubierto en pieles y tejidos y junto a él, ofrendas alimenticias, cerámicas, paletas para colores, conchas perforadas, peines, brazaletes...

B.- Amratiense => Los yacimientos son más grandes y prósperos. Se sitúan desde Deir Tasa hasta la frontera de Nubia. La economía de subsistencia era muy similar a la del período anterior. Entre sus útiles encontramos: peines de marfil, utensilios en forma de cola de pez, cuchillos romboidales, vasos de alabastro y piedra, cabezas de maza en forma de disco, cuentas de collar de malaquita...Las sepulturas amaratienses, fosas simples y ovaladas, están situadas en el interior de los poblados e incluso dentro de las casas, son individuales y a veces colectivas. El cadáver puede aparecer encogido y en ocasiones desmembrado, a menudo aparece un perro enterrado junto a él.

C.- Gerzeense => Los profundos cambios producidos en este período podrían indicar la existencia de mayores contactos con Asia Menor. La influencia del exterior se manifiesta en la cerámica, a través de la profusión de formas. Abunda la cerámica de lujo. Los utensilios de cobre se generalizaron. Existe ya una especialización artesanal que también parece indicar la diferencia en el tamaño y forma de las tumbas. El culto a los muertos está muy desarrollado, con gran número de ofrendas en las tumbas. Son fosas ovaladas, recubiertas de adobes en el interior y divididas en dos compartimentos: uno para el ajuar y otro para el cadáver. En esta época se inició la escritura. Al final de este período aumentaron las relaciones e influencias de la cultura mesopotámica, en arquitectura y ornamentación.

BAJO EGIPTO:

 

A.- EL Fayum A => Sus pobladores eran agricultores que tal vez tuvieran animales domésticos, aunque vivían de la caza y la pesca. Usaban utensilios de piedra y fabricaban cerámica roja o negra. Gran desarrollo de la cestería y tejían telas de lino. Guardaban el grano en silos comunales, lo que muestra un sentimiento de comunidad, en la que habría jefes locales. Los poblados estaban formados por viviendas ovales hechas con paredes de cañas, recubiertas de barro.

B.- Merimdé => Se encuentra en el borde occidental del Delta. Se han encontrado silos y cabañas en forma d herradura, con techo inclinado, al parecer unifamiliares. La cultura y la economía eran similares a las del Fayum, destacando las cabezas de maza en forma de pera. Enterraban a los muertos dentro de las aldeas, dispuestos de frente hacia su antiguo hogar, con escaso ajuar funerario.

C.- El Omarí => Presenta una fase más avanzada en la práctica de la agricultura. La industria es semejante a la de las anteriores, aunque la cerámica adquiere un tono más rojizo y formas más variadas. Hay restos de comercio con el Mar Rojo, demostrado por las conchas y vasos de basalto encontrados en los yacimientos. Los cuerpos son enterrados sobre el costado izquierdo, mirando al Sur, igual que en el Alto Egipto.

D.- Maadi => Las casas son ovaladas, hechas de cañas y ramas cubiertas de barro. Se han encontrado piedras de moler, vasijas y pozos de almacenamiento. También pozos comunales similares a los de El Fayum. Había una especialización artesanal y se practica la agricultura y ganadería. Se trabaja el cobre. Puede ser que Maadi fuera una importante factoría que controlaba el comercio entre el Valle del Nilo, la península de SINAÍ y Palestina. La ruta principal entre Egipto y Palestina pasaba por Maadi antes de cruzar el Delta oriental.

 

VOLVER ARRIBA

3.- El fin de la prehistoria

Aunque la estructura social de Egipto en el período predinástico fuera simple y poco estratificada, la especialización artesanal, los contactos comerciales, las relaciones con Asia Menor y la necesidad de roturación y el cultivo del valle del Nilo, hacen suponer un impulso y desarrollo hacia una sociedad jerarquizada y unas instituciones monárquicas.

Hacen su aparición pequeños Estados en lugares bien situados para el comercio, con una agricultura e industria más avanzadas, en el Delta y Sur de Egipto. Los núcleos urbanos de estos Estados pasaron a ser ciudades y centros de organización económica y de administración política.

Las divinidades y el culto también evolucionaron. Debieron influir a apuntalar las incipientes monarquías, influyendo en las relaciones entre las ciudades. De esta época son las tumbas de chacales, carneros y gacelas, enterrados con pompa. En el mismo sentido se interpretan los amuletos de hueso con cabezas de antílopes e hipopótamos encontrados en tumbas badarienses.

Por las disposiciones tomadas en las sepulturas, se aprecia una creencia en la vida de ultratumba por los alimentos y elementos de tocador depositados en ellas y la cabeza del difunto dispuesta en dirección a su vivienda. También ponían figurillas de sirvientes.

Para los egipcios antiguos, su país siempre se llamó las Dos Tierras, el Alto y el Bajo Egipto, y el rey llevó las dos coronas, la Blanca del Alto Egipto y la Roja del Bajo. Al final del período predinástico estaba dividido en dos reinos: uno, al norte, con capital en Pe y otro en el sur, con capital en Nehen.

No podemos seguir con suficiente precisión el proceso político y social que se desarrolló en Egipto desde las primeras comunidades hasta la monarquía unida.

En Egipto nos encontramos sin saber cómo con un Estado que abarca desde Menfis hasta Elefantina. La explicación más corriente es que un rey del sur, sea Menes o Escorpión -según siempre creyeron los egipcios- conquistó el norte y se creó la monarquía doble, lo que es admitido por la generalidad de los egiptólogos.

Kaiser, estudiando los yacimientos predinásticos de Egipto, nota la gran influencia de los elementos culturales del Alto Egipto en la fase final de Nagada y deduce que el Alto Egipto se unificó primero: Nagada I sólo se extiende por la Tebaida, mientras que Nagada II abarca todo el Alto Egipto hasta la altura de El Fayum. Detrás de esta unidad cultural, tal vez surgió una unidad política. Había dos centros urbanos que podían ser las capatiales de esta formación: Ombos o Buto y Hieracómpolis, primando la segunda sobre la primera, más antigua.

Sobre el problema de si en el Bajo Egipto hubo una unidad política similar a la del Sur, no hay datos, pero sí la idea de la tradición egipcia.

 

VOLVER ARRIBA

4.- Las primeras Dinastías

Es la época Protodinástica o Tinita, porque corresponde a las más antiguas dinastías (I y II) y por el nombre Tinis (o This) capital del octavo nomo.

En esta época, Egipto estaba dividido en nomos o demarcaciones locales, llamadas en egipcio sepat. Se consideran anteriores a la unidad básica administrativa, con capital (niwt) y numerosas aldeas. Durante el Reino Antiguo existieron 38 o 39 en total, aunque su número varió con el tiempo. Su gobernador era el nomarca. Los nomos y sus gobernadores fueron siempre un factor de desestabilización del poder central.

Dinastía O

En las fuentes se cita al rey Escorpión, el primer Rey conocido por la figura de este animal que se ve en uan cabeza de maza de Hieracómpolis y por un fragmento de cerámica de Tura. Tal vez con él están Aha, Menes y Narmer, de los que apenas sabemos su nombre. Quizá con ellos comienza la I Dinastía, que unirá a los distintos nomos, ya que los diferentes reinos del Delta se unificarán bajo una sola dinastía, protegida por Osiris.

La famosa paleta de Narmer, de pizarra, constituye uno de los registros históricos egipcios más antiguos.

Dinastía I

Los reyes de esta Dinastía son ocho, según los monumentos y nueve según Manetón.

A Aha ("El halcón luchador") sucesor de Narmer, se le atribuye la fundación de la ciudad de Menfis. Su situación en el vértice sur del Delta era el lugar ideal para situar la capital del Egipto unificado, exactamente en el punto de unión de las dos tierras.

Del faraón Zerar o Djer ("Horus es el que socorre") se conocen dos placas, una de marfil de Abidos y otra de madera de Saqqara. Este faraón tuvo dos tumbas, la de Abidos consistía en un pozo de forma rectangular encuadrado con adobe con una cámara que debió haber estado cubierta de madera. Alrededor de ella había almacenes y trescientas ochenta y dos tumbas subsidiarias que (según Emery) contenían los cuerpos de los sirvientes sacrificados en el entierro real. La mayoría eran mujeres. Esto plantea el sacrificio humano. Probablemente es una entre otras muchas cosas que la monarquía egipcia ascendente hizo para demostrar el valor sagrado de la existencia del faraón.

El faraón Uadji probablemente tuvo como nombre Nebty Iterti. Su nombre aparece en una inscripción al este de Edfú. En su tumba de Abidos se encontró una estela que es considerada la primera gran obra del arte egipcio.

Con Udimu (Den) abunda más la documentación. Su nombre Nebty fue Semti. Se le identifica con el quinto rey d ela Piedra de Palermo y con el Usaphaidos o Usafais de Manetón. Y de su reinado teneoms tablillas y marcas que ayudan a configurar su reinado de veinte más x años.

En el reinado de este faraón tuvieron un gran papel dos personajes: Hemaka ("el que gobierna el corazón del rey") y Anjka. El rey tuvo dos tumbas, una en Abidos y otra en Saqqara. El Papiro Ebers le atribuye alguna receta médica y lo mismo hace el capítulo 64 del Libro de los Muertos.

De Adjib o Enezib sabemos mucho menos. Es el primer rey enumerado en la Lista de Saqqara, una lista de reyes que apareció en la tumba del escriba Thunery y que cita los nombres de los reyes de Egipto desde Enezir, hasta Ramsés II.

A lo largo de los reinados de esta I Dinastía se puede ver como el Estado egipcio se va consolidando. Por las tumbas se puede constatar un progreso en la construcción, cada vez más complicada y de mayor tamaño. Así mismo se nota la diferencia de la estructura de las tumbas del norte y las de sur, diferencias que se funden en la tumba de Ka´a, de tal modo que poco a poco se prepara el camino hacia la mastaba escalonada y finalmente al a pirámide. Tras la I Dinastía deja de constatarse la existencia de sacrificios humanos en las tumbas, que tal vez se reflejen en el denominado "Himno caníbal" de los Textos de las Pirámides.

Dinastía II

Son ocho faraones según los monumentos y diez según Manetón. La necrópolis real se encuentra en Menfis. Esta Dinastía no parece ser continuación de la primera, aunque ambas son de origen tinita.

La II Dinastía Tinita se inicia con Hotepsekemui, del que no se conserva la tumba, pero cree que puede estar en Saqqara.

De Raneb/Nebre tenemos una inscripción en las rocas, al este de Armant, señal de expediciones a los oasis del desierto.

Mejor atestiguado está Neteren o Nineter, pues la Piedra de Palermo cita sucesos de veinte años de su reinado, pero abunda en noticias religiosas, desestimando las políticas.

Sejemib es un faraón extraño. En las inscripciones aparece con el nombre de Peribsen, que no va precedido por la figura de Horus, sino por la de Seth. En su tumba de Abidos encontramos sellos de ánforas con el nombre de Set-Peribsen y Horus- Sejemib. Se imaginó que en un momento determinado el faraón Sejemib dejó su nombre de Horus y lo cambió en el de Seth Peribsen, de un modo paralelo a Akenatón.

De Senedj/Sendji no hay monumentos contemporáneos, pero aparece en las listas tardías. Según el Papiro de Turín a él le sucedió Neterca, pero no sabemos nada de él, al igual que sucede con Neferkare.

Los monumentos de Kaseken se caracterizan por la narración de combates.

Es posible suponer que, desde los tiempos de Peribsen, hubo problemas en el Bajo Egipto que continuaron durante el reinado de Kasekem o Jasejem. En un relieve aparece el serej del rey con el Horus llevando la corona blanca y, enfrente de él, la diosa buitre Nekbet del sur, sujetando con una pata las plantas simbólicas del Alto y Bajo Egipto y con la otra, el anillo conteniendo el nombre Besh.

Con Kasekemui o Jasejemui ("Los poderosos aparecen: Horus y Seth"), se produjo la transición a la III Dinastía. Sin abandonar la tendencia sethiana de Peribsen, volvió al culto de Horus, en un intento conciliador de las dos tendencias religiosas.

En sus inscripciones aparece el nombre real coronado por el halcón y el cánido setiano, una verdadera expresión de voluntad unificadora. Su tumba de Abidos es de estructura extraña, con cámara de piedra. La reina se llamaba Niamaatap.

Organización del Estado Tinita

A.- Administración central: En un principio no debió existir la figura del Visir, sino que era el mismo rey el que presidía las distintas "Casas" (cada una con sus funcionarios)

El faraón gobierna por sí mismo, pero ayudado por una administración que ejecuta sus órdenes desde la capital en Menfis. Como todo en Egipto, la administración era dual, manteniéndose la "Casa Blanca del Sur" y la "Casa Roja del Norte". Los organismos atestiguados en las improntas de los sellos y en fragmentos de vasos son

 

La casa del Rey, presidida por el rey, asistido por el "Jefe de los secretos de los decretos" y el "Compañero de la Casa Real", y a las órdenes de ellos un cuerpo de escribas.

La Casa Blanca y la Casa Roja, dirigidas por le Canciller, que realmente es el portador del sello, asistido por ayudantes y escribas y al que correspondía hacer el censo cada dos años.

Debieron existir ya grandes archivos y una burocracia complicada.

A fines de la II Dinastía aparece un "encargado de los países extranjeros", cuyo cometido es desconocido.

B.- Administración provincial: Por los pocos datos que tenemos no podemos hacernos una idea de la administración de las comunidades del país que se extendía por todo el valle. Para muchos, el país estaba dividido en nomos, que eran herencia de las áreas tribales del período predinástico y sus gobernantes, los descendientes de los jefes de tribu. Tenían sus enseñas propias y hasta sus dignidades. Aparece un "guardián de Nejen", que no sabemos que atribuciones tenía.

En general se puede admitir la importancia del nomo y el nomarca. En esta época se excavaban canales y se organizaba su conservación y se observaban y predecían las crecidas del Nilo. También existían Tribunales de Justicia.

La economía era, esencialmente agraria y ganadera. Los impuestos recogidos por el rey y su Casa eran fundamentalmente, de cereales que se almacenaban en los "graneros". Los dos "tesoros" o Casas Roja y Blanca, y la Casa Real recibían, entre otras cosas, vino de los viñedos del faraón.

El Estado pagaba a los templos y a toda la corte con su personal por medio del organismo llamado "Casa del jefe de las liberalidades".

Estructura política

A.- El rey: Era el Estado. El término per-aa, ("Casa Grande") que helenizado dio "faraón", se otorgó al rey a partir de la Dinastía XVIII. Su función era de carácter divino, pues todos los reyes llevan el título de Horus, con la excepción de Peribsen, que lleva el de Seth y de Jasejemui, que lleva los dos. Pero el título de Horus lo lleva sólo durante el reinado.

El rey, lo era del Alto y del Bajo Egipto, una dualidad que se mantendría durante la historia de Egipto.

Las insignias de la realeza fueron al principio distintas, llevando los reyes del Alto Egipto la corona blanca de la diosa buitre Nekbet y los del sur la corona roja, de la diosa cobra Wadjet. Con la unificación se reunieron en la doble corona o pchent.

La persona del rey unificaba las Dos Tierras, y esto se pondría de manifiesto tanto en las ceremonias de la coronación como en las de la renovación de poderes en la fiesta sed.

Se denomina al rey en esta primera época con tres nombres: El nombre de Horus (Hr), el nombre nebty ("las dos señoras") y el tercero, que va precedido por el título nesu-bit ("el que pertenece al junco y a la abeja") y que se traduce por "Rey del Alto y el Bajo Egipto".

El rey es un personaje de carácter divino, que tiene fuerzas divinas y mágicas, que mantiene el orden y la estabilidad en el Estado, produce fertilidad y contiene las fuerzas del caos.

Sus poderes han de renovarse por procedimientos mágicos, en una ceremonia llamada fiesta sed o heb sed. Esta sería, además, el sustitutivo d elos actos de la época en la que el rey era sacrificado en el momento en que se apreciaba que sus poderes biológicos disminuían.

El sacrificio cruento, se sustituiría por la ceremonia que incluía una hierogamia o matrimonio sagrado.

B.- La familia real: Desde el comieno d ela monarquía egipcia aparecen las reinas con un papel destacado, ya que la realeza se transmitía por línea femenina, de acuerdo con la tradición matrilineal. Toda la familia real vivía en el palacio, que al parecer en esta época, estaba construido de adobe, de los que no conocemos ningún resto, aunque sí representaciones.

Sociedad y cultura

El único medio del que disponemos para conocer la estratificación social de esta época remota, es el estudio de las necrópolis y el tamaño de las tumbas y los ajuares que éstas contienen: en Saqqara se enterraron posiblemente los reyes, miembros de la familia real y los grandes nobles, que en sus tumbas despliegan un refinamiento y un lujo extraordinarios.

El faraón posiblemente tuviera ya un primer ministro o Visir "Taty". Los grandes nobles pertenecían al a familia real y a poderosas familias locales. Ocupaban altos cargos en la administración civil y religiosa.

La nobleza menor y los funcionarios tenían sus tumbas en Heluán. La clase artesanal inhumaba a sus muertos en tumbas menores, alrdedor de las tumbas de los reyes y nobles y esas tumbas imitaban las de los superiores y en ellas se depositaban como ofrenda junto a la comida, las herramientas propias de su oficio.

En la parte más baja de la escala social, figuraba la población campesina, cuyas tumbas se extienden por todo el país. Constan de un pozo y un pequeño túmulo, con un pobre ajuar.

Siempre se pensó en la posibilidad de que ésta fuese una sociedad muy estratificada, cuya clase superior descendiera de los invasores anteriores a la unificación, mientras que la clase inferior campesina y servil descendería de los indígenas autóctonos neolíticos.

A.- Escritura: Durante la I Dinastía se fue esarrollando el principio fonético y se descubrió el uso del papiro como materia escriptoria. Este último hecho propició el desarrollo de la burocracia. Uno de los más antiguos textos conocidos es la llamada Piedra de Palermo, que contiene los Anales Reales desde los primitivos "servidores de Horus" hasta la V Dinastía.

B.- La arquitectura y otras artes:La arquitectura conservada de la época es esencialmente funeraria, mastabas y pirámides. En general, la tumba tinita es evolución de la tumba prehistórica: se abrían hacia el este y dos estelas funerarias marcaban la entrada. Las ciudades reales no se han hallado pero, por las "paletas", sabemos que estaban rodeadas por un muro de ladrillo con almenas.

La originalidad de los artistas tinitas, de todos modos, se encuentra en otras manifestaciones artísticas como son los bajorrelieves, sobre todo los de las estelas y las plaquetas de marfil. La escultura es poco abundante, aunque se conservan algunos buenos ejemplares.

La cerámica perdió su finura y se convirtió en algo meramente utilitario.

La metalurgia del cobre se generalizó, lo que significa ya un gran avance tecnológico. También hay restos de marfil, ébano, cestería y madera, con influencia de técnicas comunes de todo el mediterráneo.

Pero son de invención egipcia: la fayenza (sustancia plástica hecha con guijarros pulverizados que se puede modelar y luego pintar en azul o verde) la talla de la piedra (generalmente materiales muy duros, trabajados con técnicas muy sofisticadas) y el papiro (su descubrimiento y uso hizo posible el surgimiento y desarrollo de la magnífica burocracia estatal egipcia)

La introducción del adobe y las maderas en la construcción, durante la Dinastía II, produjo grandes cambios en los métodos arquitectónicos. También en esta época comienza usarse la piedra para la construcción.

 

VOLVER ARRIBA

5.- El Reino Antiguo (Dinastías III a VI)

Se llama a esta época Menfita por el nombre de su capital, Menfis en el I nomo. Y se correspondería con las primeras Dinastías arcaicas de Mesopotamia en Kish, Ur y Uruk.

Dinastía III

Su fundador fue Djser o Zoser, hijo y sucesor de Kasekemui. Aunque es la figura más importante de esta Dinastía, hay razones para considerar a Sanajte como primer faraón de ella, y se le ha identificado con un tal Nebka que precede a Zoser en el Canon de Turín yla Lista de Abidos, pero que es omitido en la lista de Saqqara.

Este faraón tuvo la suerte de contar con la ayuda de un hombre excepcional: el visir Imhotep, cuya reputación se mantuvo a través de los siglos, como médico y también con la atribución de una forma de tallar la piedra, de lo que es prueba el conjunto de Saqqara, que supone el triunfo de la arquitectura en piedra, frente al adobe de la etapa precedente.

El complejo Zoser, en Saqqara, es uno de los mayores de la historia de la arquitectura: Lo que llamamos pirámide escalonada es el resultado final de un proceso evolutivo. La infraestructura se alteró al mismo tiempo que se cambiaba la superestructura. Se construyeron once cámaras, probablemente para los familiares de Zoser. Alrededor del monumento, se edificó un muro de 10 m de alto y de 545 de longitud, y una anchura de 278 m. En el perímetro, está además de la pirámide, un pórtico de entrada, salas de coronación, un pabellón para el rey en las fiestas, edificios administrativos, un palacete y almacenes. Se cree que es una réplica del palacio real en Menfis, idealizado y eternizado por el uso de la piedra en vez del adobe.

El estudio del monumento permite descubrir muchos detalles llenos de contenido para el estudio de la arquitectura, como la invención de la columna papiriforme y estriada. Es curioso que de las catorce puertas del recinto, sólo una es practicable. Otras veces encontramos imitaciones en piedra de puertas abiertas. Casi todos los edificios rituales del reino están duplicados, prueba de la idea fundamental de la unificación de las dos tierras En un relieve de la llamada tumba sur, aparece Zoser haciendo la carrera ceremonial de la fiesta Sed, portando la Corona blanca del Alto Egipto.

No conocemos el número ni el orden de estos faraones constructores de ls grandes pirámides, porque las listas reales no coinciden entre sí.

Parece que el primer rey de la Dinastía fue Sneferu/Snefru, cuyo reinado debió durar más de veinte años. Era hijo de Huni, el último rey de la Dinastía III y de Meresanj, una esposa secundaria.

De Sneferu o Snefru, se pueden dar algunos detalles gracias a la Piedra de Palermo: Organizó una expedición a Nubia, de donde trajo numerosos prisioneros y llevó a cabo campañas en el SINAB. En el interior, construyó las pirámides de Meidum y Dahshur, además de templos, casas y fortalezas, para lo que trajo del Líbano maderas de cedro. Su reinado fue muy importante y nos adelanta la perfección artística que encontraremos en sus sucesores: Keops, Kefren y Micerino.

En las excavaciones en el templo del valle de la pirámide romboidal de Dahshur, se descubrieron espléndidos relieves que representaban figuras femeninas portadoras de ofrendas que son personificaciones de las fincas de Sneferu en los distintos nomos del Alto Egipto.

Quedó aclarado que en tiempos de este rey se había concluido el esquema del complejo funerario de los faraones, consistente en: templo del valle, calzada, templo adosado y la pirámide, lo que ya se repetirá a lo largo de todo el Reino Antiguo.

Este rey dejó en la literatura egipcia el recuerdo de hombre bondadoso y amante de la buena vida, tal como aparece en la Profecía de Neferti, una obra de la Dinastía XII; esta era en el fondo la imagen de rey que gustaba al pueblo.

Le sucede Keops, hijo de Sneferu y de la reina Hetepheres, que reinó unos 23 años. Podemos reconstruir parte de los componentes de su familia y sus cortesanos gracias a las inscripciones de las tumbas de la necrópolis de Gizeh, y gracias también a las tumbas de los que yacen en Saqqara.

La Gran Pirámide de Gizeh, es el mayor monumento construido por el hombre: completa tenía 144 metros de altura, aunque hoy ha perdido unos 6. Tiene una base cuadrada de 227 metros de largo. Está construida con bloques de piedra calcárea de los que algunos pesan 15 toneladas. Las caras están perfectamente orientadas a los puntos cardinales, con errores de menos de 5 grados.

La construcción de este monumento supone la existencia de un Estado centralizado con una administración que dispone de toda la producción del país y al mismo tiempo los medios para hacerla posible, además de revelar una cierta prosperidad.

Al oeste de la gran pirámide hay tres necrópolis organizadas en hileras de mastabas donde se enterraron los nobles de la época. Al oeste, las pequeñas pirámides de las reinas, y muy cerca de las pirámides fueron sepultadas barcas solares, de las que una es exhibida en éste lugar.

Keops dejó, según los informadores de Heródoto, mala fama de tirano que, en cierto modo también aparece en el Papiro Westcar.

De gran interés para la egiptología fue el descubrimiento de la tumba de la reina Hetepheres, madre de Keops, en una cámara funeraria situada en el fondo de un pozo de 30 m de profundidad al este de la Gran Pirámide. Tiene el interés de ser la única tumba real del Reino antiguo que apareció intacta. En la tumba se encontró el ajuar, junto con un sarcófago de alabastro y la cista canónica del mismo material, donde se guardaban las vísceras de la difunta, mientras que el sarcófago estaba vacío. Es el testimonio más antiguo de la evisceración para la momificación. El ajuar revela un gusto exquisito y la maestría notable de la artesanía de esta época.

Su sucesor fue Didufri, que reinó ocho años según el Papiro de Turín. Dejó una pirámide inacabada en Abú Roash, de la que no queda casi nada, lo mismo que de un templo en adobe y una columna en granito con el nombre del rey. La ascensión de este faraón ah sido explicada por una disensión en la familia real que parece que se produjo a la muerte de Keops. También se cree que el reinado de Didufri acabó en medio del descontento general. El partido de la oposición capitaneado por los príncipes Ninjaf, Anjar, y Nefermaat, llevó al trono a Kefrén.

Kefrén reinó según Manetón, sesenta y tres años, pero en realidad no parece haber estado en el trono más de veintitantos. La reina Hetepheres II, viuda de Kawab y Didufri, le dio como esposa a su hija Meresanj II, con lo que volvió a reinar la paz en la familia real.

De la pirámide que construyó Kefrén, al lado de la de Keops, se conserva el templo del valle (con doble entrada, vestíbulo, sala hipóstila de seis pilares y naos de veinte) donde se halló la estatua de Kefrén.

La realización más famosa del faraón Kefrén fue la Esfinge de Gizeh. En el Reino Nuevo se le creía el dios Harmakis (Horus que está en el horizonte) y Tutmosis IV, en el s. XV a.C., mandó limpiarla de arena y grabó una estela (Estela del Sueño) que figura entre las patas delanteras de la Esfinge. Las excavaciones de 1.925 descubrieron el templo a los pies de la Esfinge, también de la Dinastía IV.

Durante estos reinados y el posterior de Didufri/Djedefre, se continuaron las expediciones al Sinaí, aunque fueron más importantes en la época de Keops. Los datos que poseemos de estos grandes faraones son muy escasos, reduciéndose a las expediciones al Sinaí, las que se hicieron a las canteras nubias de diorita y las que se escribieron en las paredes de las mastabas de sus funcionarios.

Sepseskaf, fue el último rey de esta Dinastía, cuyo reinado fue corto y sin gloria. Tras él comienza la V Dinastía.

Dinastía V

Casi toda la labor de esta Dinastía fue obra de los sacerdotes de Heliópolis, cuya teología solar triunfó durante casi siglo y medio. Sus primeros soberanos, Userkaf y Sahure, no eran de sangre real, sino hijos de la mujer de un sacerdote de Re de un pequeño pueblo del Delta llamado Sajebu. Es posible que Urskaf o Userkaf, primer rey de la dinastía, fuera hijo de Neferhetep, hija de Didufri y que se casara con Jentkaues, probable hijo de Micerino.

La Dinastía V supuso muchas novedades en el Estado egipcio. El título real de hijo de Re, ya empleado, se generaliza en este período, incorporado a la titulatura real. Aumentaron los textos escritos y se comprueba una elevación del pensamiento literario y científico.

De Userkaf sabemos que construyó en el sur. Más problemas plantea el hallazgo de una copa en la Isla de Cythera que lleva el nombre del templo solar de Userkaf, porque incide directamente sobre la posible relación entre Egipto y el mundo Egeo, concretamente Creta.

Su sucesor, Sahure reinó unos catorce años y en sus tiempos hubo campañas contra los libios y los asiáticos. Envió expediciones al Punt y al Sinaí. Comenzó el cementerio de Abusar, que sería continuado por sus sucesores con un esquema algo distinto del anterior: templo del valle, calzada y pirámide. El templo adosado a la pirámide servía para el culto y las ofrendas dedicadas al rey difunto. Una novedad de los templos es el empleo de columnas palmiriformes y relieves que también adornaban las calzadas.

Neferirkare sucedió a Sahure. Era su hermano y su reinado duró unos diez años. Precisamente en su teimpo se grabó la Piedra de Palermo, que es el primer monumento historiográfico egipcio conocido.

Construyó su pirámide en Abusar, pero no la pudo acabar lo que hizo su tercer sucesor Niuserre.

Los sucesores directos de Neferirkare: Shepseskare y Neferefre, casi son desconocidos, así como los de Niuserre: Menkauhor e Isesi.

De ellos merece destacarse su actividad constructora, principalmente de las tumbas.

El último rey de la V Dinastía fue Unas. Reinó treinta años y sabemos que probablemente hizo un viaje a Elefantina, para recibir un homenaje de los jefes nubios. En Biblos aparecieron vasos con su nombre.

El principal cuidado de los reyes de esta Dinastía fue el culto de Re, que se celebraba en templos solares al aire libre, aunque no de una forma exclusivista como será la revolución religiosa de Akenatón y en los mismos santuarios de Re están atestiguados los cultos de Horus y Hathor. El resultado de esta reforma religiosa fue el debilitamiento del poder real, ya que al reconocer el rey su dependencia del poder del dios, se acercaba en cierto modo a los demás mortales. Esta debilitación de la concepción monárquica tendría una gran influencia sobre la evolución política y social del Estado menfita.

En el orden religioso hay que destacar también el hecho de que en la pirámide del rey Unas en Saqqara, las cámaras y los pasadizos se cubren con inscripciones jeroglíficas llamadas "YTextos de las Pirámides" que son una colección muy extensa de plegarias, invocaciones, himnos, destinados a asegurar al faraón la vida de ultratumba entre los dioses. Constituyen la base de lo que después llamaremos en el Reino Medio "Textos de los Sarcófagos" y en el Reino Nuevo "Libro de los Muertos".

Dinastía VI

Su fundador fue probablemente Sehetpetat Teti, al que sucedió Userkare. Se sabe poco de estos faraones, pero parece que hubo un intento de detener la decadencia, afirmándose en el poder Pepi I, hijo de Teti y la reina Iput, a su vez hija de Unas, último faraón de la Dinastía V.

El reinado de Teti abarca unos doce años, construyó su pirámide en Saqqara y otras para las reinas Iput y UIT, y de una tercera reina Sesheshet aparece el nombre en un relieve de su templo funerario. Debió ser de rancio abolengo, por que su nombre lo llevan las esposas de varios altos funcionarios posteriores a ella.

Se conocen grafitos de este faraón en Tumas y promulgó un decreto de exención en foavor de las tierras del templo de Abidos

Userkare aparece en la Lista de Abidos, pero no ha dejado monumentos. En la biografía de Uni, pasa de Teti I a Pepi I, sin citar para nada a Userkare, lo mismo que hace una inscripción en la que un tal Hatnub cuenta los años de Pepi desde la muerte de su padre sin mención de Userkare. Todo ello confirma lo efímero de su reinado, si es que lo hubo. Otros han creído que ocupó el trono algún tiempo, mientras Pepi I era un niño y su madre Iput, regente.

Pepi I reinó más de cuarenta años. Los relatos y actividades de personajes de su corte demuestran las transformaciones de la época y el declive de la autoridad real:

 

- Un personaje llamado Merimerptahanj menciona la primera fiesta Sed del rey. Del mismo año es un decreto de Coptos en el que exime a la capilla de la reina Iput y a todo lo que le pertenece de la obligación de contribuir a los gastos de los viajes de los comisionados y los libera de toda clase de impuestos.

- No deja de tener significado histórico los matrimonios del rey, ya que se casó con hijas de dignatarios locales. Está claro que el rey se apoya en la nobleza provincial, lo que sería imposible en la IV Dinastía, pero que ahora es signo de la debilidad del faraón.

- Durante su reinado, transcurre la mayor parte de la carrera de otro personaje llamado Uru, que puede ilustrarnos acerca de la ascensión de un modesto vice-custodio de los fundos reales, que primero fue nombrado compañero del rey y sacerdote menor de su ciudad piramidal; después asciende a "juez de Neken" por lo que oía en compañía del visir en todos los asuntos privados en nombre del rey, el harén y de los seis tribunales de justicia. El rey lo nombró después custodio superior del fondo del faraón y Uni expulsó a los cuatro custodios anteriores. Se ocupó de preparar los viajes del rey y sus estaciones.

Uni cuenta que hizo campañas contra los beduinos y la última se narra con mayor detalle.

Como dato curioso diremos que el nombre de su pirámide: "Memnefer" (Pepi está afirmado y bueno) dio origen al nombre de Menfis, la gran ciudad situada en las proximidades de Saqqara. Hay datos para afirmar que Pepi I nombró corregente a Merenre en los últimos años de su vida y este le sucedió al morir. Merenre I reinó como único rey durante cinco años. El primer año de su reinado y décimo de su corregencia, hizo un viaje a la primera catarata para recibir homenaje de los jefes nubios de las Medja, Irtyet y de Wawat, que le prestaron obediencia. Uni continuó gozando del favor real y fue nombrado nada menos que gobernador del Alto Egipto.

El sucesor de Merenre, Pepi II, reinó muchos años, seguro más de sesenta, y quizá más, ya que el Papiro de Turín le atribuye noventa. Nada en su reinado hacía prever el derrumbamiento de un Estado tan reciamente organizado como el Egipto del Reino Antiguo. Con el continúan las expediciones comerciales del reinado anterior al Sinaí y a Yam.

Los nomarcas de Abidos enterrados en Deir el- Gebrawi adquieren una gran importancia en este reinado y sus cargos tienden a hacerse hereditarios.

Merenre II Antyemsaf aparece como sucesor de Pepi II, pero de él no tenemos casi noticias, lo mismo que de otros dos posibles reyes y del a reina Nitocris. Tras ellos empieza el denominado Primer Período Intermedio.

La crisis del poder real que ya apuntamos al hablar de la Dinastía V, se acentuó con la VI, y sobre todo durante el reinado de Pepi II, que contrajo matrimonio con las hijas de un simple funcionario. Estas alianzas provinciales fueron nefastas para le poder real y lo debilitaron, dando paso a un periodo de descentralización: El Primer Período Intermedio.

 

VOLVER ARRIBA

6.- Primer Período Intermedio (Dinastías VII a X)

Llamamos Primer Período Intermedio a la época que va desde finales de la Dinastía VI hasta la reunificación de Egipto por Menuhotep II. Históricamente hablando, supone el hundimiento del esquema político del Reino Antiguo, el ascenso al poder de los nomarcas, la aparición de un reino en el norte con capital en Heracleópolis y otro en el sur en torno a Tebas, y finalmente la reunificación del país por los tebanos. Culturalmente se da un cambio muy importante, en mentalidad y en su expresión literaria, además de en la religión y posiblemente en la sociedad.

Este período se caracterizó por el Feudalismo o independencia de los nomos, donde los nomarcas reunían tropas locales y había Sumos Sacerdotes de los dioses. Otra característica fue el Confusionismo, durante el cual un príncipe de Heracleópolis llevó su residencia a la capital teórica del país (Menfis)

Este período no es una época homogénea, ya que en ella hay varios periodos.

Fin de la Dinastía VI

Este período se caracteriza por la invasión extranjera y la guerra civil. Los cargos como los de Visir y Comarca se hacen hereditarios.

Las principales circunstancias que rodean el colapso de la Dinastía VI se describen en el Papiro de Leiden, con el relato conocido como "Las Admoniciones del sabio Ipuwer". Los dos últimos reyes de la Dinastía fueron Merenre II y la reina Nitocris, de los que hay pocas noticias. Tras ellos, al decaer el poder real y centralizador, Egipto se dividió en dos partes: Alto y Bajo Egipto.

Dinastías VII y VIII

La Dinastía VII según Manetón tuvo setenta reyes aunque probablemente no ha existido. Y la dinastía VIII es de origen menfita, según Manetón, y es una continuación de la VI y por tanto hay que eliminar la VII como dinastía.

El fundador de la Dinastía VIII fue Neferkaure, acaso un descendiente de Pepi II. Se le asignaba un reinado de cuatro años, y se enterró en Saqqara. De sus sucesores carecemos casi por completo de información. Los últimos tres reyes de la dinastía, son conocidos por una serie de decretos reales a favor de sus fundaciones religiosas en el templo de Min de Coptos y en beneficio de uan familia poderosa de esa ciudad cuyos miembros fueron elevados sucesivamente a los cargos de gobernador del Alto Egipto y Visir.

Esta Dinastía terminó con Egipto dividido en tres partes: El Delta (en manos de invasores asiáticos) el Centro (Unificado bajo la autoridad de Heracleópolis, donde gobiernan las Dinastías IX y X) y el Sur (agrupado bajo la autoridad de los nomarcas de Tebas, que forman la Dinastía XI, con los que comienza el Reino Medio)

Dinastías IX y X: Heracleópolis

De la misma manera que otros nomarcas, los gobernantes del nomo XX del Alto Egipto se independizaron de la Dinastía VIII y crearon un auténtico reino que comprendió el Bajo Egipto y parte del Egipto Medio hasta Tinis.

Probablemente la parte norte del Bajo Egipto estaba dominada por asiáticos en una zona bastante extensa.

Los reyes de Heracleópolis se ordenan en dos Dinastías de Manetón, Dinastías IX y X, y llevan como nombre personale el de Keti.

Según Manetón, el fundador de la Dinastía X (de Heracleópolis) ufe Keti I, uno de los más crueles tiranos de Egipto. Se sabe que intentó liberar el Delta de las incursiones de asiáticos, tratando de conciliarse con los nomarcas de Tebas.

A la muerte de Antef I (Tebas, Dinastía XI) y Neferkare (Heracleópolis, Dinastía X), gobernaron respectivamente dos grandes nomarcas, Antef II en Tebas y Keti III en Heracleópolis. Este último es conocido por las Enseñanzas que escribió para su hijo, el príncipe Merikaré, en las que le aconsejaba mantener la paz con el sur, y concentrar la atención sobre el Delta y la frontera con el Próximo Oriente asiático.

Tras expulsar de Egipto a los extranjeros del Delta, Keti III dividió el reino en distritos que dependían de Menfis.

Mientras el rey de Heracleópolis reorganizaba su reino, el tebano Antef III se prepararía para la contienda, aunque no hay noticias de ella y lo único cierto que se sabe es que el reino de Heracleópolis había dejado de existir y Egipto estaba unificado bajo el gobierno del rey Mentuhotep de Tebas, comenzando con ello el Reino Medio y la Dinastía XII.

 

7.- Civilización y organización de Egipto durante ese periodo

 

servido por Felix sin comentarios compártelo

17 Junio 2010

Legados importantes 2º

Por Daniela Ceccato, en 24 de Abril de 2008 ...de estos, asegurando el paso hacia la eternidad. (interior del templo mayor) junto a las piramides de gizeh se encuentra la misteriosa figura de la gran esfinge -de cuerpo de leon y cabeza humana-, la cual es una verdadera obra de arte de grandes dimensiones, mide 73 metros de largo y 20 metros de alto. los arqueologos la atribuyen al faraon kefren, pero no existe ningun documento que lo certifique. ademas, en egipto uno de los legados mas importantes son los templos de abu simbel, que significa "la montana pura". se trata de un complejo de dos templos (uno mayor y otro menor) excavados en la roca, en la zona de nubia, que fueron mandados a construir por el faraon ramses ii. el templo mayor, uno de los mejor conservados de todo egipto, se encuentra al sur del país (a 300 kilometros de la ciudad de asuan). la construccion del templo duro, aproximadamente, el largo reinado de ramses, entre 1292 y 1225 a.c. estos templos, que se encuentran en el museo al aire libre de nubia y asuan y que en 1979 fueron declarados patrimonio de la humanidad por la unesco, estan dedicados al culto de ramses y de otras deidades de egipto -que tenían sus capitales-: amon (era la cabeza de la triada de tebas), ra (cabeza de la eneada de heliopolis) y ptah (el gran dios artesano de menfis). pero con el tiempo los templos quedaron abandonados y comenzaron a llenarse de arena, hasta que en 1813 fueron descubiertos por el suizo j. l. burckhard...

servido por Felix sin comentarios compártelo

17 Junio 2010

Legados importantes

Por Arleco, en 9 de Mayo de 2008 ...de harsiotef (perteneciente a la dinastía xxii). en las faldas de la montana, se erigio un templo conocido por los griegos como el thyfonion, bajo las ordenes del rey de egipto y napata, tahargo. posteriormente, los romanos le dieron el nombre de thyphonium, debido a que tenía una decoracion inspirada en figuras de la deidad egipcia seth y se asociaba con tifon, el monstruo griego de los volcanes y las tormentas. fuera del templo de thyphonium, otros templos tambien muy importantes fueron el de amon, el cual fue fundado por tutankamon y con los anos fue reconstruido en la dinastía xxv. el templo mut fue construido por tahargo y fue cuidadosamente esculpido sobre la roca de la montana en la que se pueden apreciar diferentes representaciones de hathor, mut y tefnut. el templo de natakami fue construido por el rey natakami y se encuentra al costado de un palacio real. cambiemos de ambiente y vayamos por nuri, la necropolis real de napata desde mas o menos el ano 664 a.c. la historia de nuri es muy interesante y vale la pena ser revisada. todo empezo cuando el rey tahargo, perteneceiente a la dinastía xxv de egipto y de napata, murio en manos de los asirios. el rey no fue enterrado en el-kurru, debido a que no se había podido terminar (claro esta que la afirmacion es segun algunas teorías encontradas). es por esta razon que el cementerio fue trasladado al otro lado del río nilo, a pocos kilometros al noreste de napata. segun cuentan las leyendas, la ribera occidental del río (por donde el sol se ocultaba), era del mundo de los muertos y es por eso que se paso para el otro lado. el rey tahargo fue enterrado en una tumba de 60 m. de altura; ¡la tumba mas alta de los pueblos nubios! posteriormente, todos los sucesores del rey tahargo, tambien fueron enterrados en el mismo lugar; con la excepcion de tanutamani, el sucesor inmediato de tahargo. foto: andremachado en flickr te impresionaras al saber que en este mismo cementerio podras encontrar 74 piramides. estas piramides son las mas puntiagudas de egipto; mas de veinte de ellas pertenecieron a reyes y cincuenta fueron de reinas. nuri dejo de ser una necropolis real en el momento en que la capital paso a meroe; a partir de ese momento, los reyes se hicieron enterrar en ese lugar. si te animaste a recorrer los atractivos ancestrales de los pueblos nubios, entonces dirígete hacia egipto. encuentra aquí vuelos baratos y hoteles economicos!...

servido por Felix sin comentarios compártelo

17 Junio 2010

EGIPTO DESDE SUS ORIGENES

EGIPTO DESDE SUS ORIGENES AL

 

PRIMER PERIODO INTERMEDIO

 

(              5540 - 2050         5540 - 2050 a.C)

La Civilización egipcia es el resultado de una serie de factores geográficos y humanos que desde época prehistórica produjeron una cultura original y grandiosa, cuyos caracteres principales se pueden resumir en:

  • Pretendido aislamiento:

    Los hicsos fueron el único pueblo que invadió Egipto, aunque las relaciones sobre todo comerciales con el exterior no se interrumpieron nunca.

  • Organización

    Monarquía Teocrática en general, con períodos intermedios de descomposición política.

  • Religión

    Politeísmo Popular. Monoteísmo intelectual.

    - Dioses locales: Path de Menfis

    Atum-Re de Heliópolis

    Toth de Hermópolis

    Osiris de Busilis

    Seth de Ombos

    Amón de Tebas

    • Hasta la IV Dinastía: Predomina el culto de Horus.

    • Después dominaron RE de Heliopolis-Amón de Tebas, ambos con un poderoso clero.

  • Gran importancia del Nilo: Sus crecidas permiten tres cosechas anuales.

    ETAPAS Y FUENTES DE LA HISTORIA DE EGIPTO

    La historia de Egipto se divida generalmente en las siguientes etapas, con una cronología aproximada y después de un período prehistórico:

    I. Epoca Predinástica (Anterior a las Dinastías)

    II. Epoco Protodinástica o Tinita (Dinastía I y II)

    III. Reino Antiguo (Dinastías III a VI)

    IV. Primero Período Intermedio (Dinastías VII a X)

    V. Reino Medio (Dinastía XI y XII)

    VI. Segundo Período Intermedio (Dinastía XIII a XVII)

    VII. Reino Nuevo (Dinastía XVIII a XX)

    VIII. Tercer Período Intermedio (Dinatía XXI a XXIII)

    IX. Baja Época (Dinastía XXIV a XXX)

    X. Época Lágida o Ptolemaica (Helenismo)

    XI. Provincia Romana.

    Hasta el reino nuevo, se conoce la historia de este pueblo sobre todo por diferentes documentos conservados.

  • Decretos de inmunidad

  • Grafitos grabados en piedras de los caminos

  • Estelas funerarias grabadas en las necrópolis o pintadas en las tumbas.

    A partir del Reino Nuevo, las principales fuentes que nos informan sobre su historia son:

    - Informes militares grabados en pilonos o paredes de templos

    - Documentos en lenguas extranjeras.

    - Documentos encontrados en el Alto Egipto

    - Información que nos proporcionan sobre este país los historiadores griegos.

    La última inscripción conocida en escritura jeroglífica procede de la isla de FILAE, data del año 394 d.C., en época de Teodosio, emperador romano que una década antes había promulgado un Edicto prohibiendo los cultos paganos. Las últimas personas capaces e leer estos jeroglíficos fueron los sacerdotes del templo de Isis en esta isla, que permanecieron en él hasta que fue cerrado por las armas en época de Justiniano (año 535). Con ellos se pierde la calve para la lectura de los jeroglíficos hasta Champollion.

    LA CIVILIZACIÓN EGIPCIA.

    En la franja del Nilo existen diferencias entre el NORTE, zona del Delta (Bajo Egipto), que evolucionó más rápidamente y llegó a una civilización más perfecta, y el SUR, Alto Egipto, más atrasado.

    Las causas de esta diferencia son morfológicas ya que el Norte es una gran planicie, homogénea, distante del desierto, donde habría mayor y más rápida sedentarización y más fertilidad que producía riqueza y bienestar. Su posición, entre Asia y África, hace a esta zona encrucijada de comercio. Por el contrario, el Sur es un territorio que se extiende a lo largo del Nilo, entre dos cadenas montañosas y áridas. Pobre en tierras de cultivo, sólo tiene fieras para la caza y un gran asilamiento, estando habitado sólo por montañeses y los escasos campesinos de la ribera del río.

    La gran obra del Eneolítico egipcio fue la Roturación y Cultivo del valle del Nilo en el Norte y en el sur, comenzados en época Neolítica, al empezar la sedentarización por un cambio progresivo del clima, época en la que se produjo:

    - La roturación de las tierras cercanas al río.

    - La regularización de las inundaciones y el régimen del río, reforzando los canales con los diques, que repartían el agua de las riadas de forma uniforme y que, al servir de drenaje al retirarse las aguas, permitieron establecer un sistema de irrigación artificial que prolongaba los beneficios de la inundación y graduaba el desecamiento brusco y fatal para la vegetación.

    También en estos progresos avanzó más al norte o Bajo Egipto. Probablemente el sistema jeroglífico de escritura fue inventado en época muy temprana en la parte oriental de esta zona, en el Delta.

    LA PREHISTORIA EGIPCIA

    EL NEOLÍTICO ( V. Milenio) APARICION DE LAS PRIMERAS SOCIEDAD AGRARIAS

    La falta de un Mesolítico claro hace pensar que el Neolítico llegó a Egipto ya formado, y asimiló, disolvió o arrinconó la antigua civilización. También que una nueva población trajo estas nuevas formas culturales, a partir de las cuales se desarrolló la civilización egipcia.

    El Neolítico, en general, se caracteriza por el inicio de una serie de aspectos, como la sedentarización y organización social, el urbanismo, domesticación de animales, la agricultura y la conservación de alimentos y la fabricación de utensilios de cerámica.

    En este período Neolítico el clima egipcio continuó su progresivo desecamiento, hasta aproximarse al actual, por lo que tuvieron mucha importancia las crecidas del Nilo. Como consecuencia de ellas se produjo:

    Una primitiva organización de los hombres, que se unieron para canalizar el río y utilizar sus aguas para el riego, previniendo sus crecidas.

    Se divinizó al Nilo, fuente de vida y a otros elementos naturales, como el sol, los árboles o los animales.

    El análisis y observación de las crecidas del río dieron lugar a los primeros estudios de astronomía y al intento de fijación de un primer calendario.

    Por eso, se puede concluir, que Egipto es un don del Nilo, como dijo Heródoto, ya que sin él no habría habido vida en Egipto ni hubiese habida civilización a lo largo de sus orillas.

    El desarrollo de la agricultura en el valle del Nilo se produjo en una serie de asentamientos, formando las distintas culturas neolíticas egipcias:

    ALTO EGIPTO. Cultura Tasiense o Badariense Antiguo, cuyo yacimiento más representativo es DEIR-.TASA, fechado en el V milenio a.C. Su base económica era la agricultura y la ganadería. Destacan los trabajos en hueso y marfil y las paletas para colorantes.

    BAJO EGIPTO: Cultura de El Fayum. A. Fechada hacia el 6000 a.C. Se encuentran toscas cabañas de ramas y barro. La cerámica era tosca y de color rojizo. Su economía se basaba en la agricultura, la ganadería y la caza.

    LA HISTORIA EGIPCIA

    La Época Histórica de Egipto comprende las siguientes etapas:

    Eneolítico o Predinástico

    Época Tinita o Protodinástica

    Reino Antiguo

    Reino Medio

    Primero Período Intermedio

    Segundo Período Intermedio

    Reino Nuevo

    Tercer Período Intermedio

    Baja Época Egipcia

    Egipto Helenístico.

    LAS PRIMERAS DINATÍAS. ÉPOCA TINITA O PROTODINIÁSTICA.

     

    (Dinastías 0 - I y II. Año               3000-2778         3000-2778 a.C.)

    Se llama a esta época Protodinástica porque corresponde a las más antiguas dinastías ( I y II) y "Tinita" del nombre TINIS o THIS, capital del octavo nomo. En esta época, Egipto estaba dividido en pequeños nomos o demarcaciones locales, llamadas en egipcio SEPAT. El nomo era la unidad básica administrativa, con capital - niwt - y numerosas aldeas. Durante el Reino Antiguo existieron 38 0 39 en total, aunque su número varió con el tiempo. Los nomos y sus gobernadores fueron siempre un factor de desestabilización del poder central.

    DINASTÍA 0

    En las fuentes se cita al REY ESCORPION, el primer Rey Egipcio, conocido por la figura de este animal que se ve en una cabeza de maza de Hieracómpolis y por un fragmento de cerámica de Tura. Tal vez identificados con él está AHA, MENES y NARMER, de los que apenas sabemos su nombre o si son un único o diferentes monarcas. Tal vez con ellos empieza la lI Dinastía, que unirá a los distintos nomos, ya que, en un momento dado, los diferentes reinos del Delta se unificarán bajo una sola dinastía, o la que otros investigadores denominan DINASTIA 0, poniendo al rey Escorpión y a Narmer de modo correlativo.

    DINASTÍA I

    Los reyes de esta Dinastía son ocho, según los monumentos o nueve según Manetón. La necróplis real se encuentra en ABIDOS.

    AHA: A este rey, sucesor de Narmer, se le atribuye la fundación de la ciudad de Menfis y se le considera el primer rey de la Dinastía I.

    DJER o ZERAR: De este rey se conocen dos placas, una de marfil de Abidos y otra de madera de Saqqara. En las excavaciones de su tumba, de Saqqara, apareció una paleta que muestra al rey en la actitud característica de golpear a un cautivo libio. Este rey tuvo dos tumbas. La del sur, en Abidos, consistía en un pozo de forma rectangular encuadrado con adobe con una cámara que debió haber estado cubierta de madera. Pero lo más llamativo es que alrededor había 382 tumbas subsidiarias que, según Emery, contenían los cuerpos de los sirvientes sacrificados en el entierro real. Esto plantea el problema de los sacrificios humanos en el período tinita, problema que fue estudiado con cuidado por G.A.Reisner, cuyas conclusiones son que durante las dos primeras Dinastías se acostumbraba en mayor o menor medida a sacrificar a miembros del entorno real para enterrarlos con el rey.

    UADJI En su tumba de Abidos se encontró una magnífica estelA, actualmente en el Louvre, que es sin duda la primera gran obra del arte egipcio.

    UDIMU o DEN De su reinado poseemos tablillas y marcas que ayudan a configurar su reinado de veinte más X años. Tuvo dos tumbas, una en Abidos, de menor tamaño que la de Saqqara, rodeada de otras 136 menores de esclavos y esclavas y otra en Saqqara, antes atribuida a Hemaka. Su nombre no fue olvidado y el papiro Ebersa le atribuye alguna receta médica y lo mismo hace el capítulo 64 del Libro de los Muertos.

    ADJIB o ENEZIB Sabemos mucho menos. Es el primer rey enumerado en la Lista de Saqqara, que cita los nombres de los reyes de Egipto desde éste hasta Ramses II. Su nombre aparece borrado por su sucesor SERMEKET, quien no aparece en la mencionada lista y del que prácticamente no conocemos nada.

    QA o Ka´a Último rey de la dinastía. Construyó una tumba en Abidos y otra en Saqqara. De su tiempo conocemos algunas estelas de personajes, especialmente la de Merka, en la que se aprecia los progresos de la escritura egipcia.

    A lo largo de los reinados de esta I Dinastía se puede ver cómo el Estado Egipcio se va consolidando. Se nota la diferencia de la estricta de las tumbas del norte y las del sur; diferencias que se funden en la tumba del último rey, de tal modo que poco a poco se prepara el camino hacia la MASTABA ESCALONADA y, finalmente, a la PIRÁMIDE. Tras la I Dinastía deja de constatarse la existencia en las tumbas de sacrificios humanos, que tal vez se reflejen en el denominado HIMNO CANIAL de los textos de las Pirámides.

    DINASTÍA II

    Son ocho faraones según los monumentos y diez según Manetón. La necrópolis real se encuentra en Menfis. Esta Dinastía no parece ser continuadora de la primera, aunque ambas sean de origen tinita. Se inicia la Dinastía con HOTEPSEKEMUUI, del que no se conserva la tumba, pero que se cree debe hallarse en la necrópolis de Saqqara.

    De su sucesor, RANEB/NEBRE tenemos una inscripción en las rocas al este de Armant. Mejor atestiguado está el siguiente rey: NETEREN o NINETER, pues la Piedra de Palermo cita sucesos de veinte años de su reinado, pero como es corriente en ella, abunda en noticias religiosas desestimando las política. Sí se sabe que hubo una guerra civil en el año 13 de su reinado así como noticias de destrucciones.

    SEJEMIB: Fue un faraón extraño. En las inscripciones contemporáneas aparece con el nombre de PERIBSEN ,que no va precedido por la figura de Horus, sino por la de Seth y en su caso por Seth-Re. En su tumba de Abidos aparecen sellos de ánforas con el nombre de Set Peribsen y Horus Sejemib y de ellos se dedujo que era el mismo Rey. No obstante, no todos los autores están de acuerdo en esto y aunque no se puede restar importancia a este cambio de titulatura, no todos creen que se trate del mismo rey sino de dos distintos.

    SENED/SENDJI: No hay monumentos contemporáneos, pero aparece en las Listas Tardías y en una estatua de la Dinastía XXVI, dos mil años después.

    Con el último rey de esta Dinastía KASEKEMUI o JASEJEMUI se produce la transición a la III Dinastía. Lo más característicos de su reinado es que, sin abandonar la tendencia sethiana de Peribsen, volvió al cuto de Horus, en un intento conciliador de las dos tendencias religiosas. En sus inscripciones aparece el nombre real coronado por el halcón y el cánido setiano, una verdadera expresión de voluntad unificadora.

    LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO TINITA

    Poseemos los datos suficientes para seguir desde sus comienzos la formación de este Estado, al menos desde los primeros quinientos años de su desarrollo y constatar que desde muy pronto se había llegado a un modelo que en lo esencial había de conservarse igual durante tres mil años.

    Administración Central.

    En un principio no debió existir la figura del Visir, sino ue era el rey mismo el que presidía las diferentes "Casas", cada una con sus funcionarios. Como todo en Egipoto, la administración era dual, manteniéndose la "Casa Blanca del Sur" y la "Casa Roja del Norte", distinción que aunque desaparecerá en el futuro se mantiene en esta época. Los organismos atestiguados en las improntas de los sellos y en fragmentos de vasos son:

    - La casa del Rey: Cabeza de la administración central ,presidida por el rey asistido por el "Jefe de los secretos de los decretos" y el "Compañero de la Casa Real", a las órdenes de ellos había un cuerpo de escribas; no hay constancia de la existencia del visir, aunque el nombre ya se encuentra vinculado a un tal Menka.

    - La Casa Blanca y La casa Roja: Dirigidas por un CANCILLER que realmente es el "portador del sello" y que es asistido por ayudantes y escribas correspondiéndole hacer el censo cada dos años.

    A finales de la II Dinastía aparece un "encargado de los Países Extranjeros", cuyo cometido es desconocido, tal vez una especia de ministro de Asuntos exteriores.

    Administración Provincial.

    Por los escasos datos que tenemos no podemos hacernos una idea de la administración de las comunidades del país que se extendían por todo el valle. Para muchos investigadores el país estaba dividido en nomos que eran herencia de las áreas tribales del período predinástico y sus gobernantes. En general se puede admitir la importancia del NOMO y el NOMARCA.

    La economía era esencialmente agraria y ganadera. Los impuestos recogidos por el Rey y su Casa eran fundamentalmente de cereales que se almacenaban en los "graneros". Los dos "tesoros" o Casa Roja y Blanca (Hacienda) y la Casa Real recibían entre otras cosas vino de los viñedos del faraón.

    El Estado pagaba a los templos y a toda la corte con su personal por medio del organismo llamado "Casa del jefe de las liberalidades". Había un departamento para el ganado cebado.

    La Estructura Política.

    El Rey:

    El Rey era el Estado. El término FARAÓN se otorgó al rey a partir de la Dinastía XVIII. Su función era de carácter divino, pues todos los reyes llevan el título de Horus, con la excepción de Peribsen que lleva el de Seth y Jasejemui que lleva los dos. Pero el título de Horus lo lleva sólo mientras reina porque a su muerte pasa al sucesor.

    El Rey lo era del Alto y del Bajo Egipto, una dualidad que se mantendría durante la historia del país. Las insignias de la realiza fueron al principio distintas:

  • Los reyes del Alto Egipto llevaban la corona blanca o HDT de la diosa buitre Nekbet y que es una mitra alta terminada en una punta roma.

  • Los reyes del Sur llevan la corona roja o DSTR de la diosa cobra Wadjet, una corona plana con la parte posterior levantada de la que sale un vástago enroscado en la parte delantera. Con la unificación se reunieron en la doble corona o Pchent.

    La persona de rey unificaba las Dos Tierras y esto se pondría de manifiesto tanto en las ceremonias de la coronación como en las de renovación de poderes en la fiesta SED, ceremonia sustitutiva de los actos de la época en la que el rey era sacrificado en el momento en que se apreciaba que sus poderes biológicos disminuían, por lo que sería incapaz de mantener el equilibrio de las fuerzas creadoras. Respecto a la denominación del monarca, en esta primera época se denominaba con tres nombres:

  • El nombre de Horus, escrito dentro de un rectángulo que representa al palacio real y sobre el que campea la figura del halcón representando al dios Horus. En el caso de Peribsen, que pone al dios Seth, cambió la vinculación divina del rey.

  • Después viene el nombre NEBTY que se refiere a la diosa buitre Nekbet del Alto Egipto y a la diosa cobra Wadjet del Bajo Egipto, con la intención de simbolizar la unificación.

  • El tercero va precedido por el título NESU-BIT ("el que pertenece al junco y la abeja"), probablemente con un significado semejante al anterior, ya que el junco representa al Alto Egipto y la abeja al Bajo Egipto y que se traduce por "Rey del Alto y el Bajo Egipto"

    La Familia Real

    Desde el comienzo de la monarquía egipcia aparecen las reinas con un papel destacado, ya que la realeza se transmitía por línea femenina, de acuerdo con la tradición matrilineal, tan característica de lneolítico oriental. Hay menciones de príncipes y princesas que participaban en diversas ceremonias. Toda la familia real vivía en el palacio que al parecer en esta época estaba construido de adoble, de los que no conocemos ningún resto aunque sí representaciones.

    Sociedad y Cultura.

    El único medio del que disponemos para conocer la estratificación social de esta época remota es el estudio de las necrópolis y el tamaño de las tumbas y los ajuares que éstas contienen, especialmente en las zonas próximas a Menfis y Abidos. En Saqqara se enterraron posiblemente los reyes, miembros de la familia real y los grandes nobles.

  • El Faraón era el rey "de los dos países". Su persona era divina, encarnación del dios Horus. Los grandes Nobles pertenecían a la familia real y a poderosas familias locales. Ocupaban altos cargos en la administración civil y religiosa.

  • La nobleza menor y los funcionarios tenían sus tumbas en Heluán. La clase artesanal inhumaba a sus muertos en tumbas menores, alrededor de las tumbas de los reyes y nobles y esas tumbas imitaban las de sus superiores y en ellas se depositaban como ofrenda junto a la comida las herramientas propias de su oficio.

  • En la parte más baja de la escala social figuraba la población campesina, cuyas tumbas se extienden por todo el país. Constan de un poco y un pequeño túmulo, con un pobre ajuar, compuesto casi exclusivamente por unos cuantos vasos cerámicos.

    Siempre se pensó en la posibilidad de que ésta fuese una sociedad muy estratificada cuya clase superior (realeza y nobleza) descendiera de los invasores anteriores a la unificación mientras que la clase inferior campesina y servil descendería de los indígenas autóctonos neolíticos si bien esta idea ha dejado de admitirse últimamente como explicación válida.

    Escritura

    Durante la I Dinastía se fue desarrollando el principio fonético y se descubrió el uso del papiro como materia escriptoria. Uno de los más antiguos textos conocidos, aún escrito en piedra, es la llamada PIEDRA DE PALERMO, que contiene los Anales Reales desde los primitivos "servidores de Horus" hasta la V Dinastía.

    Arquitectura y Obras de Arte.

    La arquitectura conservada de esta época es esencialmente funeraria, principalmente mastabas y pirámides. En general, la tumba tinita es evolución de la tumba prehistórica. En lugar del simple hoyo oblongo aparece ahora una cámara rectangular mucho más grande.

    La originalidad de los artistas tinitas se encuentra en los Bajorrelieves, sobre todo los de las estelas, como la del rey Serpiente, obra maestra única en el arte tinita así como las plaquetas de Marfil. La escultura es poco abundante aunque se conservan algunos buenos ejemplares como una estatuilla de mujer desnuda hoy en el Louvre. Las dos estatuas más antiguas que se conservan son las de rey KHASEKHEN de la II Dinastía.

    Las tumbas que se conocen de las Dinastías I y II, sobre todo de la II, son muy escasas. Tal vez hubo destrucciones premeditadas de las tumbas por parte de los partidarios de una u otra Dinastías, hasta que KHASEHEMUI (último rey de la II Dinastía), unificó a los contendientes.

    Para concluir sí podemos decir que son de invención egipcia:

  • La FAYENZA, que es una sustancia muy plástica hecha de guijarros pulverizados que se puede moldear y luego suele pintarse en color azul o verde.

  • La TALLA DE PIEDRA: generalmente materiales muy duros, trabajados con técnicas muy sofisticadas que se perdieron y no se usarán posteriormente.

  • El PAPIRO: Su descubrimiento y generalización hizo posible el sumergimiento y desarrollo de la magnífica burocracia estatal egipcia.

    Asimismo, la introducción del adobe y las maderas en la construcción, durante la Dinastía II, produjo granes cambios en los métodos arquitectónicos. También en esta época empieza a utilizarse la piedra para la construcción.

    EL REINO ANTIGUO (              2778-2423         2778-2423 a.C.).

    Dinastías III a VI

    Época Menfita

     

     

    Se llama a esta época Menfita por el nombre de su capital, MENFIL, en el I nomo. El Reino Antiguo comprende las Dinastías II a VI. La VII es ficticia según Spiegel. El período cronológico de este Reino Antiguo se corresponde aproximadamente con las primeras Dinastías arcaicas e Mesopotamia en las ciudades de Kish, Ur y Uruk.

    DINASTÍA III (              2778 - 2723         2778 - 2723 aprx.)

    Su fundador fue DJESER o ZOSER, que aunque era hijo y sucesor de Kasekemui. Manetón comienza con él una nueva Dinastía debido a los grandes progresos que Egipto realizó en su época. Este faraón contó con la ayuda de un hombre excepcional: EL VISIR IMHOTEP al que se le atribuye la invención del procedimiento APRA tallar la piedra, de lo que es prueba el magnífico conjunto de Saqqara (pirámide escalonada), que supone el triunfo de la arquitectura en piedra, frente a la de adobe típica de la etapa precedente. El Complejo de Zoser en Saqqara es uno de los mayores de la historia de la arquitectura. Lo que llamamos pirámide escalonada es el resultado final de un proceso evolutivo que, partiendo de una mastaba inicial, fue incorporando ampliaciones y componiendo cuerpos hasta conseguir la estructura en escalones rematados por un prisma. La infraestructura se alteró al mismo tiempo que se cambiaba la superestructura. Se construyeron once cámaras, probablemente para los familiares de Zoser. Alrededor del monumento se edificó un muro de 10 metros de alto y de una longitud de 545 m y una anchura de 278 m, lo que da un perímetro de 1.648 que contiene, además de la pirámide propiamente dicha, pórtico de entrada, salas de coronación, un pabellón para el rey en las fiestas, edificios administrativos, un palacete y almacenes. Se cree que todo ello es una réplica del palacio real de Menfis, idealizado y eternizado por el empleo de la piedra en lugar del adobe..

    ZOSER hizo de Menfis su capital y extendió su dominio posiblemente hacia Nubia y el SINAB. Los reinados de sus sucesores son poco conocidos y la dinastía termina con un rey cuyo nombre es HU o HUNI ( constructor de la pirámide escalonada de Meidum ) y que es el inmediato antecesor del rey SNEFRU, que terminó la pirámide y con el que comienza la Dinastía siguiente.

    DINASTÍA IV (              2723-2563         2723-2563)

    No conocemos el número de estos faraones ya que las listas reales no coinciden entre sí aunque parece ser que el primer rey de la Dinastía fue SNEFERU/SNEFRU del que se pueden dar algunos detalles gracias a la Piedra de Palermo como, por ejemplo, que organizó una expedición a Nubia, de donde trajo numerosos prisioneros y llevó a cabo campañas en el SINAI. En el interior, construyó las pirámides de Médium y Dahshur, además de templos, casas y fortalezas para lo que hizo traer del Líbano maderas de cedro y también mandó hacer estatuas de oro y bronce. Su reinado nos adelanta así la perfección artística que encontraremos en los de sus sucesores: Keops, Kefren y Micerino cuyas pirámides son índice de lo avanzado de esta civilización. Por otro lado, las distintas excavaciones realizadas atestiguan que en tiempos de este rey se había concluido el esquema del complejo funerario de los faraones, consistente en templo del valle, calzada, templo adosado y la pirámide, lo que se repetiría a lo largo de todo el reino antiguo.

    A SNEFRU le sucede su hijo KEOPS, bajo cuyo reinado se llevó a cabo la construcción de lmayor monumento construido por el hombre: LA GRAN PIRÁMIDE DE GIZEH que cuando estaba completa tenía 144 m de altura (hoy ha perdido unos 6) y que está construida con bloques de piedra calcárea de los que algunos pesas 15 toneladas. Sus caras están perfectamente orientadas a los cuatro puntos cardnales con errores de menos de 5 grados. Aparte de la importancia artística del monumento, éste también implica desde el punto de vista histórico la existencia de una Estado centralizado con una administración que dispone de toda la producción del país y al mismo tiempo los medios para hacerla posible. Otras construcciones llevadas a cabo bajo su reinado y de las que aún queda constancia es una presa en Wadi-Garwi, cerca de El Cairo y un templo en el Fayum. Según los informadores, Keops dejó mala fama de tirano que, en cierto modo, también aparece en el Papiro Westcar. Es también interesante mencionar, en relación a este faraón, el descubrimiento en el año 1925 de la tumba de su madre, la reina Hetepheres ya que es la única tumba real del Reino Antiguo que apareció intacta. En esta tumba se encontró el ajuar junto al sarcófago de alabastro y la cista canónica también de alabastro, donde se guardaban las vísceras de la difunta. La importancia de este hallazgo radica esencialmente en que es el testimonio más antiguo de la evisceración para la momificación.

    A Keops le sucedió DIDUFRI que, de acuerdo con el Papiro de Turín reinó ocho años y dejó una pirámide inacabada en Abú Roash, al norte de Gizeh y la que no queda casi nada. Su ascenso al trono de Egipto ha sido explicada por una disensión en la familia real que parece que se produjo a la muerte de Keops. Lo que sí se cree es que el reinado de Didufri acabó en medio del descontento general y que el partido de la oposición capitaneado por los príncipes Ninjaf, Anjaf y Nefermaat llevó al trono a Kefrén, hijo de Keops.

    KEFREN construyó su pirámide al lado de la de su padre y antecesor Keops algo más pequeña pero que a la vista parece más alta debido a su situación sobre un nivel lago más elevado. Se conserva el templo del valle, una bellísima estructura con doble entrada, vestíbulo y sala hipóstila de seis pilares, edificado en piedra local revestido de graito rojo pulido. En él se halló la estatua de Kefrén, del Museo de El Cairo, una de las 23 estatuas que había en dicho templo. No obstante su realización más famosa fue la ESFINGE DE GIZEH, tallada en roca y que se ha convertido enana de las más famosas obras de arte de la Antigüedad. En el Reino Nuevo se le creía el dios HARMAKIS y el faraón TUTMOSIS IV en el siglo XV a.C. mandó limpiarla de arena y grabó una estela ("Estela del sueño"), que figura entre las patas delanteras de la esfinge. Las excavaciones realizadas en el año 1925 también dejaron a la vista el templo a los pies de la esfinge, datado también en la Dinastía IV.

    MICERINO (en egipcio Menkaure), tuvo por nombre Horus el de Kakhet. Manetón le llama Mencheres y le asigna 63 años de reinado, cifra totalmente exagerada; Heródoto, por su parte, le denomina Mykerinos, haciéndole hijo de Khéops y considerándole un rey justo y benévolo.

    De su reinado se saben en realidad pocas cosas: presencia egipcia en Nubia por la impronta de sellos hallados con el nombre de Micerino, devolución al clero de algunas prerrogativas y construcción de templos.

    Es de gran interés su pirámide, la más pequeña de las tres de Gizeh (108 m de lado por 66 de altura), en cuya cámara sepulcral fue hallado el sarcófago de basalto y restos de su momia (luego perdidos en un naufragio, probablemente en aguas españolas).

    Sus templos funerarios han proporcionado más de 40 estatuas diferentes de Micerino, entre ellas las cuatro hermosas tríadas en donde aparece el rey entre diosas (tres ejemplares en el Museo de El Cairo y uno en el de Boston) o la pieza que le representa de pie junto a su esposa y hermana Khamerernebty II, hoy en el Museo de Boston. El nombre de Micerino está perdido en el Papiro real de Turín, aunque le asigna este documento un reinado de 18 años. Fue sucedido por uno de sus hijos, llamado Shepseskaf , dado que el hijo mayor, el príncipe Khuenre, había fallecido antes que Micerino. Tras Shepseskaf comienza la V Dinastía.

    Como nota final comentar que bajo el reinado de estos grandes faraones se lleva a cabo la conquista del SINAI y que se llevaron a cabo expediciones a las canteras nubias de diorita.

    V DINASTÍA (              2563-2423         2563-2423)

    Según Manetón, la V Dinastía reinó durante 248 años y según el Papiro de Turín, 140. Esta Dinastía supuso muchas novedades en el Estado egipcio. El título real de "Hijo de Re", ya empleado de forma esporádica en la Dinastía anterior, se generalizó en este período, incorporado a la titulatura real. Aumentaron los textos escritos y se comprueba una elevación del pensamiento literario y científico.

    Fueron sus primeros soberanos USERKAF y SAHURE. Del primero destacamos el problema planteado por el hallazgo de una copa en la Isla de Cythera, que lleva el nombre del templo solar de Userkaf ya que incide directamente sobre la posible relación entre Egipto y el mundo egeo, concretamente Creta. Vercouter estudió el problema hace muchos años y sus conclusiones apuntan a que no es admisible que haya contactos con Creta en época tan temprana debido a la dificultad de la navegación directa desde las costas egipcias. Sea como quiera, la pieza de Cythera está ahí, y como tantas otras de muchas épocas en lugares lejanos, demuestra ante todo nuestra ignorancia de las relaciones exteriores del comercio egipcio a la vez que prueba queso debieron existir la navegación de altura en esta época.

    En tiempos de SHAURE hubo campañas contra los libios y los asiáticos. Envío expediciones a Punt y al SINAB. Comenzó el cementerio de Abusir, que sería continuado por sus sucesores con un esquema algo distinto del anterior: templo del valle, calzada y pirámide. En esta época las pirámides son más pequeñas. Construidas con materiales más menudos. Una novedad de los templos es el empleo de columnas palmiformes y relieves que también adornaban las calzadas. Bajo el reinado de su sucesor NEFERIRKARE se grabó la Piedra de Palermo, que es el primer monumento historiográfico egipcio conocido. Del resto de reyes de las Dinastía poco sabemos aparte de destacar su actividad constructora y la actividad en las canteras, especialmente en Nubia, de diorita. El último rey de la Dinastía fue UNAS.

    El principal cuidado de los reyes de esta Dinastía fue el culto de RE, que se celebraba en templos solares al aire libre, aunque no de una forma exclusivista como será la revolución religiosa de Akenatón sino que en los mismos santuarios de RE están atestiguados los cultos de Horus y Hathor. El resultado de esta reforma religiosa fue el debilitamiento del poder real, ya que, al reconocer el rey su dependencia del poder del dios, se acercaba en cierto modo a los demás mortales. Esta debilitación de la concepción monárquica tendría una gran influencia sobre la evolución política y social del Estado Menfita.

    En el orden religiosos hay que destacar también el hecho de que en la pirámide del rey UNAS en Saqqara, las cámaras y los pasadizos se cubren con inscripciones jeroglíficas llamadas TEXTOS DE LAS PIRÁMIDES, costumbre que se repetirá con los reyes de la Dinastía VI. Estos textos son una colección muy extensa de plegarias, invocaciones, himnos, etc., destinados a asegurar al faraón la vida de ultratumba entre los dioses. Constituyen la base de lo que después llamaremos en el Reino Medio TEXTOS DE LOS SARCÓFAGOS y en el Reino Nuevo, LIBRO DE LOS MUERTOS. Cabe señalar que una parte importante de estos textos, que se denomina EL HIMNO CANIBAL no vuelve a repetirse en las pirámides siguientes.

    DINASTÍA VI (              2423-2263         2423-2263)

     

    Su fundador fue probablemente SEHETPETAUI TETI. Se sabe poco de estos faraones pero parece que hubo un intento de detener la decadencia, afirmándose en el poder Pepi I, hijo de Teti y la reina Iput, a su vez hija de Unas, último faraón de la Dinastía V, trasmitiéndole así la legitimidad del poder por línea femenina.

    El reinado de TEI abarca unos doce años y construyó su pirámide en Saqqara así como otras para las reinas Iput y Juit. También para una tercera reina: SESHESHET cuyo nombre aparece en un relieve de su templo funerario.

    En cuanto a sus actuaciones en el exterior, se conocen grafitos de este faraón en Tumas (Nubia) y promulgó un decreto de exención a favor de las tierras del templo de Abidos. A TETI lo sucede USERKARE, que aparece en la lista de Abidos pero que no ha dejado monumentos. Algunos han llegado a creer que ocupó el trono algún tiempo pero tan solo mientras que Pepi I era un niño y su madre Iput era la regente.

    PEPI I reinó más de cuarenta años y su nombre está registrado en Tumas, en Wadi Maghara y en Wadi Hamamat. Las transformaciones de la época y el declive de la autoridad real nos han llegado a través de los relatos y actividades de personajes de su corte. Como dato curioso diremos que el nombre de su pirámide: MEMMEFER dio origen al nombre de MENFIS, la gran ciudad situada en las proximidades de Saqqara. Por último decir que hay datos para afirmar que Pepi I nombró corregente a Merenre en los últimos años de su vida y éste le sucedió al morir con el nombre de MERENRE I, que reinó como único rey durante cinco años. Se sabe que hizo un viaje a la primera catarata para recibir el homenaje de los jefes nubios de las Medja, Irtyet y de Wawat, que le prestaron obediencia.

    Su sucesor, PEPI II reinó muchos años (90 según el Papiro de Turín) y nada en su reinado hacía prever el derrumbamiento de un Estado tan reciamente organizado como el Egipto del Reino Antiguo. Con este rey continúan las expediciones comerciales del reinado anterior, como la expedición al SINAB y a Yam. Como dato curioso, se cita en una inscripción la entrega al faraón de un "enano bailarín" procedente de estos lugares y que probablemente se trata de un pigmeo, ya que era costumbre usarlos como danzarines saludando al Dios Sol con sus contorsiones. MENENRE II aparece como su sucesor pero casi no tenemos noticias suyas, lo mismo que de otros dos posibles reyes y de la reina NITOCRIS. Tras ellos empieza el denominado PRIMER PERIODO INTERMEDIO, periodo de descentralización que irá desde finales de la Dinastía VI hasta la reunificación de Egipto por MENTUHOTEP II, aproximadamente entre el 2300 y 2065 a. C.

    EL PRIMER PERÍODO INTERMEDIO (              2300-2065         2300-2065)

    FIN DE LA DINASTÍA VI. DINASTÍAS VII-X

     

    Llamamos PRIMER PERIODO INTERMEDIO al periodo de descentralización que irá desde finales de la Dinastía VI hasta la reunificación de Egipto por MENTUHOTEP II, aproximadamente entre el 2300 y 2065 a. C. Históricamente hablando supone el hundimiento del esquema político del Reino Antiguo, el ascenso al poder de los comarcas, la aparición de un reino en el norte con capital en Heracleópolis y otro en el Sur en torno a Tebas, y finamente la reunificación del país por los tebanos. Culturalmente se da un cambio muy importante, tanto en la mentalidad como en su expresión literaria, así como en la religión y posiblemente en la sociedad.

    Este período se caracterizó principalmente por dos notas muy importantes:

  • Feudalismo o independencia de los nomos, donde los comarcas reunían tropas locales y había Sumos Sacerdotes de los dioses que también administraban sus bienes.

  • Confucionismo, durante el cual, u8n príncipe de Heracleópolis llevó su residencia a la capital teórica del país: Menfis.

    El Primer Período Intermedio no será una época homogénea ya que en ella podemos distinguir varios períodos:

  • El fin de la Dinastía VI

  • Las Dinastías VII y VIII

  • Las Dinastías IX y X: Heracleópolis.

    EL FIN DE LA DINASTÍA VI

    Este primer período está caracterizado por la invasión extrajera y la guerra civil. Los cargos como los de Visir y Comarca se hacen hereditarios.

    Las principales circunstancias que rodean el colapso de la Dinastía VI se describen en el PAPIRO DE LEIDEN, con el relato conocido como LAS ADMONICIONES DEL SABIO IPUWER. Los do últimos reyes de la Dinastía fueron Merenre II y la reina Nitocris, de los que hay pocas noticias. Tras ellos al decaer el poder real, Egipto se divide en dos partes: El Alto y el Bajo Egipto.

    DINASTÍAS VII Y VIII (              2263-2220         2263-2220)

    Este período se subdivide a su vez en dos épocas, las que corresponden, respectivamente a cada una de las Dinastías:

  • Dinastía VII: Esta dinastía, que según Manetón tuvo setenta reyes, probablemente no ha existido.

  • Dinastía VIII: De origen Menfita según Manetón, es una continuación de la VI, y por tanto había que eliminar a la VII como Dinastía propiamente dicha y la explicación más aceptable es que trató de un interregno.

    El fundador de la Dinastía VIII fue NEFERKAURE y de sus sucesores apenas tenemos información. Los últimos tres reyes de la Dinastía son conocido por una serie de decretos reales a favor de sus fundaciones religiosas en el templo de Min de Cotpos y en beneficio de una familia poderosa de esa ciudad cuyos miembros, el NOMARCA Shemai y su hijo Idy, fueron elevados sucesivamente a los cargos de gobernador del Alto Egipto y Visir.

    Esta dinastía termino hacia el año 2220, en el que encontramos Egipto dividido en tres partes:

    1. El Delta: En manos de invasores asiáticos

     

    2. El Centro: Unificado bajo la autoridad de Hercleópolis, donde gobiernan las Dinastía XI y X

    3. El Sur: Agrupado bajo la autoridad de los nomarcas de Tebas uqe forman la Dinastía XI, con lo que comienza el Reino Medio.

    DINASTÍAS IX (              2222-2130         2222-2130) Y X (              2130-2050         2130-2050). HERACLEÓPOLIS

    De la misma manera que otros nomarcas, los gobernantes del nomo XX del Alto Egipto al que los griegos helenísticos denominaros HERACLEÓPOLIS, se independizaron de las Dinastía VIII y crearon un auténtico reino que comprendió el Bajo Egipto y parte del Egipto Medio hasta Tinis. Los reyes de Heracleópolis se ordenan en dos Dinastías de Manetón:

    Dinatía IX (              2222-2130         2222-2130): Kheti I

    Neferkare VII

    Kheti II

    Setuet

    Kheti III

    Dinastía X (              2130-2050         2130-2050): Merihathor

    Neferkare III

    Kheti IV

    Merikare

    Kheti V

    Iti

    Según Manetón, el fundador de la Dinastía IX de Heracleópolis, KHETI I, fue uno de los más crueles tiranos de Egipto. Se sabe que intentó liberar el Delta de las incursiones de asiáticos, lo que le afirmaba como sucesor de las Dinastías Menfitas, tratando de conciliarse con los nomarcas de Tebas, según un pasaje de las Enseñanzas para Merikare, aunque poco después, por culpa de la destitución de un personaje de la corte, comenzaron los problemas entre los soberanos del Delta y del Sur.

    A la muerte de ANTEF I de Tebas (Dinastía XI) y Neferkare (Heracleópolis. Dinastía X), gobernaron respectivamente dos monarcas: Antef II en Tebas y Kheti III en Heracleóplis. Tras expulsar de Egipto a los extranjeros del Deltad, Kheti III dividió el reino en distritos que dependían de Menfis, la antigua capital, construyendo canales entre las principales poblaciones y colonizando la parte oriental, a fin de que estos mismos colonos sirviesen de tapón en la frontera en caso de invasiones extranjeras.

    Mientras el rey de Heracleópolis reorganizaba su reino, el tebano ANTEF III se prepararía para la contienda, aunque no hay noticias de ella y lo único cierto que se sabe es que, hacia el año 2050, el reino de Heracleóplis había dejado de existir y Egipto estaba unificado bajo el gobierno del rey MENTUHOTEP de Tebas, comenzando con ello el REINO MEDIO y la Dinastía XII.

    EL ESTADO EGIPCIO EN EL REINO ANTIGUO Y PRIMERO PERÍODO INTERMEDIO

    Ante todo debemos señalar que los egipcios no tenían el concepto de Estado tal y como lo entendemos en la actualidad. Sin embargo, lo empleamos a falta de otro mejor.

    ESTRUCTURA POLÍTICA

    Analizamos en este apartado:

  • El Rey

  • La Propiedad Privada

  • La Pirámide Social

  • La Administración central

  • La Administración Provincial y los Nomos

    El Rey

    Oficialmente el Rey se llamada con los tres nombres señalados anteriormente:

  • El nombre de Horus, escrito dentro de un rectángulo que representa al palacio real y sobre el que campea la figura del halcón representando al dios Horus. En el caso de Peribsen, que pone al dios Seth, cambió la vinculación divina del rey.

  • Después viene el nombre NEBTY que se refiere a la diosa buitre Nekbet del Alto Egipto y a la diosa cobra Wadjet del Bajo Egipto, con la intención de simbolizar la unificación.

  • El tercero va precedido por el título NESU-BIT ("el que pertenece al junco y la abeja"), probablemente con un significado semejante al anterior, ya que el junco representa al Alto Egipto y la abeja al Bajo Egipto y que se traduce por "Rey del Alto y el Bajo Egipto"

    Y con otros que ahora se añaden:

  • El nombre "Horus de Oro"

  • El de "Hijo de Re", que señala el triunfo de la ideología heliopolitana.

    Los términos empleados para designar al rey en vida, mientras gobernaba sobre sus súbditos, eran fundamentalmente dos:

  • NISWT Se traduce por REY

  • HM Se traduce por MAJESTAD.

    Ambos términos son muy antiguos y se hacen frecuentes en la IV Dinastía. Cada uno de ellos tiene una significación propia y NO son intercambiables. Analicemos cada uno de ellos:

    El Título Hm

    Esta expresión se limita siempre a la vida de un rey determinado, la naturaleza humana del rey. Demostraría que en su vida, el rey no era considerado como un dios, sino sobre todo como un hombre pero de esta naturaleza humana se liberaba con la muerte, después de la cual pasaría a unirse con los dioses.

    El Título Niswt

    Significa el aspecto de la realeza, no relacionado directamente con la persona humana sino la encarnación de la realeza simplemente. Esta palabra se refiere siempre a sus actos como rey, no como hombre; por ello, el NISWT no era el rey como individuo humano sino como ostentador de la soberanía. Esta doble naturaleza del faraón explica el hecho de que éste, perdida la naturaleza humana, ascendiera a la categoría de los dioses tal y como se puede ver en los Textos de las Pirámides.

    La Propiedad Privada

    En Egipto faltaba la distinción entre Ciudadano y Estado, con lo cual no puede definirse la Propiedad Privada. En el Egipto antiguo no había propiamente ciudadanos, en decir, hombres libres y por la misma razón tampoco hubo esclavos en el sentido clásico, porque no había el contraste de la libertad. No obstante, dentro de toda esta indefinición, existieron una serie de formulaciones y términos que se acercaron a los conceptos de propiedad, tal como los entendemos hoy en día: dueño, señor, dependencia, idea de poder, etc.

    • La palabra DT es traducida como "posesión" (de tierra). Este concepto expresa una forma determinada de poder usufructuar una cosa y no una forma de posesión propiamente dicha.

    • Con el concepto IST se designa la hacienda de una persona en su conjunto: casa, campo, aperos, etc.

    Este Estado particular debe entenderse dentro del proceso general de formación del Estado egipcio durante el Reino Antiguo.

    La Pirámide Social

    Podemos decir que comprendía tres niveles:

  • En la cúspide estaba el REY, depositario por derecho divino de todos los poderes del Estado. Personaje divinizado e identificado con el dios Horus. Cada treinta años de su reinado se renovaban sus poderes en una fiesta SED.

  • Altos Funcionarios y Sacerdotes

  • Pueblo Bajo: Formado básicamente por labriegos y artesanos (recordemos que no existía el concepto de esclavo propiamente dicho)

    La Administración Central

    En la Dinastía IV había dos cargos principales en la Administración Central: El Visir y el Supervisor de las Obras, aunque la existencia, por ejemplo de algunos Directores de los TEsores indica que la responsabilidad de las finanzas no era de su exclusiva competencia. A finales de la Dinastía IV y comienzos de la V aumentó el número de altos funcionarios. Se dividieron las funciones del Supervisor de las obras, de las que unas quedaron abajo la dirección del SUPERVISOR DE TODAS LAS OBRAS y otras a cargos de funcionarios que se denominaban Supevisores de las Obras. Asimismo se crearon otros cargos tales como:

    • Supervisor del granero

    • Supervisor de los dos graneros

    • Supervisor de los Escribas de los documentos del Rey

    • Supervisor de las Seis Grandes Mansiones

    • Supervisor de las Grandes Mansiones

    Todo ello se hizo probablemente para conseguir una administración más eficaz, reduciendo y especializando el ámbito de actuación de cada funcionario. Analicemos algunas de estas figuras.

    El Visir: Cargo que aparece durante el reinado de Snefru. El Primer Visir que se conoce fue NEFERMAAT. Entre sus funciones destacan la de Presidir los Archivos Reales, Actuar como Jefe de la Administración Central ocupándose de todos los asuntos importantes y para lo que estaba asistido por los Jefes de Misión que le ponían en comunicación con todo el País. También Era Jefe de la Gran Casa de la justicia presidiendo como tal Las Seis Grandes Casas o Grandes Audiencias Territoriales. Dirigía el Tesoro y el Ministerio de Agricultura y en general era el jefe de todos los servicios de Rey: Casa Real, Casa de Armas, etc.

    El Canciller del Dios

    No existía en época Tinista pero se convirtió a partir de la Dinastía VI en un importante Cargo Administrativo. Entre sus funciones estaban la de actuar como jefe de Misión organización y dirigiendo las expediciones a las minas y los viajes comerciales al extranjero (para ello disponía de tropas armadas o de una flota y ostentaba, por ello, los cargos de general y almirante). También dirigía y administraba la explotación de los monopolios reales.

    El Tesoro: Egipto, como país centralizado, necesitaba un TESORO que recaudase y centralizase la recogida de todos los productos del país y los redistribuyese para sufragar todos los gastos oficiales, tanto de personal como de las obras construidas. El nombre que recibía el "Tesoro" era:

  • La Casa Blanca o Tesoro del Alto Egipto ...............pr-hd

  • La Casa Roja o Tesoro del Bajo Egipto..................pr-dsr

    Cuando el país se unificó se le dio el nombre de DOBLE CASA BLANCA cuyas funciones era centralizar el almacenamiento de todos los productos o impuestos que el país enviada al palacio real. Los productos del campo se centralizaban en el DOBLE GRANERO, dirigido por el Jefe del Doble Granero.

    El Ministerio de Agricultura

    Este departamento estaba dividido en dos servicios que se ocupaban respectivamente de los animales y de los campos:

    a. De los animales: Recibe el nombre de per-heri-udjeb y estaba presidido por un Jefe de las dos mitades del de per-heri-udjeb.

    b. De los campos: Este servicio estaba presidido por el Jefe de los Campos.

    Los Terrenos de Propiedad Real

    Llamados KHENTIUSHE, se arrendaban a los particulares y dependían de un jefe. Servían de campos de pastoreo y de huerta, según su situación geográfica.

    Los Escribas.

    Toda la organización que hizo del Reino Antiguo una época de esplendor no hubiese sido posible sin la figura del Escriba, cuya función fue siempre muy solicitada. En cada ciudad importante existía un archivo al que se llamaba CASA DE VIDA, en el que se reunían los documentos relacionados con el funcionamiento de la ciudad, en la que trabajaban. Entre estos escriban se multiplicaban las titulaturas, que comenzaban con la de JEFE DE LOS SECRETOS, lo que indica una iniciación religiosa y mágica (por el poder del conocimiento de la palabra) y la indudable importancia del cargo, ya que en sus manos estaba el funcionamiento del país, tanto a nivel material como espiritual, puesto que estos Jefes de los Secretos se ocupaban también de as misiones reales, las órdenes del faraón, etc. Su título pasó a convertirse en honorífico, alcanzando grados muy altos de responsabilidad e influencia cerca del faraón.

    La Administración Provincial : Los Nomos

    Egipto se dividía en circunscripciones llamadas en egipcio SEPAT, que se tradujo al griego por la palabra NOMO. El Nomo era la unidad básica, que constaba de una capital, NIWT y un territorio, con otras ciudades y numerosas aldeas. Durante el Reino Antiguo existieron 38 o 39 nomos en total, y su número varió a través de los tiempos, conservándose el recuerdo de 40.

    Por lo que sabemos del Reino Antiguo, el cargo de comarca era de designación real y podían ser trasladados de nomo. Con el debilitamiento del poder real a fines del Reino Antiguo, estas fuerzas locales dieron lugar al feudalismo, que caracterizará el Primer Período Intermedio.

    LA CIVILIZACION EGIPCIA EN ESTE PERIODO ANTIGUO Y PRIMER PERIODO INTERMEDIO

    Los documentos egipcios por los que tenemos notificas de esta época son todos funerarios o de culto, lo que puede dar una idea falsa de la sociedad, considerándosela como aristocrático y agrupada alrededor de un rey-dios que dominaba a una gran masa de agricultores y artesanos semiesclavizados al servicio del palacio, idea que parece no ser del todo cierta.

    Se sabe que existían grandes propietarios con vastas extensiones de terreno así como otros más modesto. Los pequeños propietarios vivían en casas de campo y, en general, no se dedicaban directamente al cutivo de las tierras puesto que ocupaban cargos administrativos, teniendo sirviente.

    La Población Rural vivía en el campo, de los cultivos. La pequeña propiedad rural está documentada a partir de la VI Dinastía y parece ser que existió durante casi todo el Impero Antiguo. En cuanto a la Población Urbana, se concentraba sobre todo en el Delta. Los núcleos urbanos tuvieron importancia, sobre todo, en la economía ya que eran, esencialmente, centros comerciales y su prosperidad dependía sobre todo del comercio marítimo, del comercio interior por el Nilo. Ambos estaban protegidos por una gran armada de Guerra.

    La Familia y su Evolución

    En la época más antigua se basaba en la autoridad paterna y el régimen de mayorazgo mientras que en las Dinastías III y IV, a medida que se fortalecía la autoridad real, se rompen los lazos familiares y señoriales.

    El primer documento jurídico que se conoce sobre el derecho de familia en la biografía de Metén, de época de la III Dinastía y la sucesión de hijos e hijas en el testamento del visir príncipe Nikaure, hijo de Keops (IV Dinastía). Este derecho de familia se revela esencialmente individualista bajo las Dinastías III y IV, estando la familia reducida a su forma más estricta: Padre, madre e hijos. La mujer figuraba, generalmente, al lado del marido y el orden de los herederos estaba regulado por la Ley.

    El culto funerario era también individualista, incluso en la familia real. Autoridad paterna, cohesión familiar y culto funerario de la familia fueron tres conceptos estrechamente ligados que se fueron debilitando a través de los siglos y desaparecieron por completo durante las Dinastías III y IV, aunque la familia siga siendo la célula moral sobre la que descansa toda la sociedad. Esta moral se resumía en las paredes de las mastabas que demuestran que correspondían a ideas estereotipadas. Son las "Obras de Misericordia", escritas muchos años antes de aparecer el cristianismo (página 607)

    Los Medios del Cambio

    Debemos destacar la existencia en esta época de una forma de moneda primitiva: el SHAT, presentado como una argolla, que tal vez tenga un peso determinado de metal y que si no fue una verdadera moneda, por lo menos fue un patrón de valor que daba agilidad a las transacciones para hacer posible la vida económica y, en particular, el comercio internacional en las ciudades del Delta.

    Las Fuentes

    Los escritores griegos que recogen las fuentes literarios de época Tinita son HERÓDOTI, DIODORO SÍCULO, ERASTÓSTENES (da una lista de 38 reyes tebanos transcrita en griego) y MANETÓN (Confeccionó una Historia de Egipto escrita en griego, de la que se hizo un resumen o epítome que comprende la lista de reyes con una breve síntesis de su reinado ).

    Sobre los diferentes Faraones y Dinastías conocemos las noticias que provienen de Manetón, Erastóstenes y las "Listas Reales", confeccionadas durante el Reino Nuevo por orden de los faraones, que querían honrar a sus antepasados. Estas Listas son:

  • La de la Cámara de los Antepasados de Karnak o Lista de Karnak. Contiene los nombres de los faraones desde la I Dinastía hasta Tutmosis III, de la Dinastía XVIII.

  • La Tabla de Abidos: Contiene la lista de faraones hasta la Dinastía XIX

  • Tabla de Saqqara. Va desde el sexto rey de la I Dinastía hasta Ramsés II de la XIX Dinastía.

  • El Papiro Real de Turín

  • Papiro Westcar y el Papiro Prisse

  • Grafitos, muy útiles para conocer a los reyes de la V Dinastía.

  • La Piedra de Palermo, labrado en diorita.

    La Literatura.

    Los textos literarios más antiguos son religiosos: Los Textos de las Pirámides (esculpidos en el interior de cinco pirámides de Saqqara. Son textos sagrados así como un conjunto de fórmulas prácticas de estilo esencialmente alegórico, útiles para el viaje de ultratumba), Inscripciones Funerarias que suelen denominarse "Textos de los Sarcófagos" y que contienen esencialmente textos jurídicos, donaciones, decretos y biografías en las que se suele repetir fórmulas idénticas. También tenemos Las Sabidurías o "Instrucciones", textos de enseñanzas de padres a hijos. Existe un gran paralelismo entre estas Instrucciones y el Libro de los Proverbios del Antiguo Testamento en cuanto a elementos característicos, es decir: una motivación a escuchar, el "cuerpo" de la "Instrucción" o consejos y una conclusión generalizadora, moralizante o sentencia. Además de los Textos de las Pirámides, las Inscripciones Funerarias y las Instrucciones también sabemos de CUENTOS como el de "Keops y el mago" así como la existencia de un teatro religioso que relata sobre todo las aventuras de Horus.

    La Literatura del Primer Período Intermedio destaca por su gran florecimiento, con libros doctrinales, sapienciales o didácticos. Dos ejemplos son las "Enseñanzas para el Rey Merikaré" y el "Cuento del Campesino elocuente", entre otros. El primero es un escrito de propaganda compuesto durante el reinado de Merikaré. Se trata de un tratado de Gobierno en forma de consejos que revelan un gran avance conceptual en la historia del pensamiento egipcio. Temáticamente entronca con la literatura política del Reino antiguo, por ejemplo las Instrucciones de los visires Ptahhotep y de Kagemmi. El segundo, es decir, el Campesino Elocuente es un relato literario de la aventuras de un campesino quien después de cargar sus asnos con productos del oasis en el que vive se dirige a Heracleópolis para vender sus mercancías. Al llegar se encuentra con un cortesano de pocos escrúpulos que le roba sus asnos. El campesino no se arredra y acude al rey pidiendo justicia. Todo el interés de la narración consiste en los retóricos discursos que pronuncia el campesino en presencia del rey, el cual se deleita más en la bella forma de hablar del solicitante que en la justicia de su causa, aunque al final del cuento devuelve al campesino sus asnos y castiga al cortesano rapaz.

    La Ciencia y El Derecho.

    En Egipto se desarrollaron importantes ciencias como la Astronomía (su calendario está basado en la aparición de la estrella Sirio o Sothis), las Matemáticas o la Medicina. En cuanto al Derecho, la Ley emanaba directamente del Rey.

    Manifestaciones Artísticas.

    Desde el punto de vista artístico, tuvieron gran auge la Dinastía III y siguientes. El paso decisivo se dio en el reinado del faraón Zoser, con la aparición de la concepción monumental de la arquitectura como se puede observar en la Pirámide escalonada del propio faraón así como en las mastabas de los súbditos.

    Durante la Dinastía IV se completa la evolución de la pirámide hacia su forma clásica, como muestran los ejemplos de Snefru y las de Keops, Kefren y Micerino.

    Con la Dinastía V, las pirámides reales son más pequeñas y los edificios adyacentes están decorados con inscripciones con relieves desde la época de Unas, último rey de la V Dinastía. A estos textos se les denomina TEXTOS DE LAS PIRÁMIDES y los principales conjuntos son los de Saqqara, Abusar y Heliópolis.

    Con la Dinastía VI asistimos a un aumento gradual del tamaño de las mastabas de los particulares, como la de TI, conservador de monumentos de la V Dinastía. En contraposición las pirámides reales disminuyen de tamaño lo que demuestra la descentralización del gobierno y el aumento del feudalismo ya que las obras de los particulares, como la mencionada, a veces, se acercan a las construcciones regias en esplendor y riqueza decorativa y tamaño.

    Otras Características del Final del Reino Antiguo y Primer Período Intermedio

    a. Disgregación Religiosa: Enriquecimiento de los templos, favorecidos por el faraón para atraer a los sacerdotes. Gran auge del culto a Osiris.

    b. Alza e independencia de la burguesía ciudadana que se abre paso en los altos puestos del gobierno, índice de la debilidad del poder real

    c. Crisis social y económica y de ideas: decepción, escepticismo y amenazas de pueblos asiáticos y nubios a las minas del Sinaí y el Desierto de Arabia.

    Toda esta debilidad daría paso a unos nuevos Príncipes, del Sur, con los que comienza el REINO MEDIO (Dinatías XI y XII)

  • servido por Felix sin comentarios compártelo

    17 Junio 2010

    En la tierra de los Farones

    Al hablar de Egipto, lo primero que viene a nuestra mente son las imágenes de la imponente Esfinge o las majestuosas pirámides de Giza. Pero estos extraordinarios monumentos representan sólo una de las numerosas facetas de una cultura, la africana, que con el paso de los siglos se ha manifestado de múltiples maneras en ese territorio inmenso. De hecho, mientras en el valle del Nilo comenzaba a germinar la cultura egipcia, al otro lado del río florecía una civilización que, aunque distinta en ciertos aspectos, tenía también un extraordinario nivel social y artístico. Nos referimos a la antiquísima cultura nubia que creció en el Sudán actual, desde el quinto milenio a. C. y floreció a partir del siglo IX a. C., en una zona llamada «la tierra de los faraones negros».

    A medio camino entre Egipto y el África negra, desde su prehistoria Nubia supuso para sus vecinos una fuente de estímulos de toda índole: intercambios comerciales, conquistas militares, contaminaciones culturales...Y, si bien en principio los arqueólogos consideraron la cultura nubia subsidiaria de la egipcia, a medida que avanzan las investigaciones se va descubriendo la forma en que esta comunidad influyó en el mundo egipcio y cuánto tomó prestado de éste. Para adentrarnos hasta lo más recónditos de esta fascinante civilización, algo arduo por el momento ya que su escritura -la meroítica- sigue sin ser descifrada, y la arqueología sólo nos ha desvelado alguno de sus secretos, nos hemos rodeado de un equipo de expertos que han accedido amablemente a despejar nuestras incógnitas.

    En busca del tesoro
    La cultura nubia dormía aletargada entre las arenas del desierto hasta que, en 1820, el explorador italiano Giovanni Battista Belzoni, a quién se debe también el descubrimiento del templo de Abu Simbel, nos diera las primeras noticias de su existencia. «Aunque su labor fue sólo una sencilla exploración, no una auténtica excavación arqueológica», puntualiza el doctor Bruce Williams, miembro de la misión en Nubia del Instituto Oriental de Chicago. No obstante, su hallazgo abrió el camino a otros muchos exploradores y, «desde esa fecha -prosigue Williams- muchos viajeros rastrearon la región y dejaron registradas sus observaciones en esmerados dibujos». El más célebre de ellos fue el médico italiano Giuseppe Ferlini, quien halló en el interior de una de las pirámides de Meroe el tesoro de la reina Amanishakheto, hoy en el Museo de Berlín. «Lamentablemente su labor causó gran daño en el enclave pues, más que excavar, demolió sistemáticamente gran parte de los monumentos en búsqueda de riquezas, aunque no se halló nada más», concluye Williams.

    En realidad, los primeros sondeos arqueológicos serios, según nos explicó Giorgio Ferrero, egiptólogo y experto en la cultura nubia, «estuvieron a cargo de Karl Richard Lepsius quien, financiado por el rey de Prusia y enviado por el Museo de Berlín, viajó a la zona nubia y realizó el descubrimiento sistemático de muchos lugares arqueológicos entre los años 1842 y 1845». Pero la primera prospección oficial, realizada por el gobierno egipcio tuvo lugar mucho más tarde. Fue entre 1907 y 1911 cuando el director del Servicio de antigüedades egipcias, Gaston Maspero, encargó al egiptólogo inglés Arthur Weigall, el estadounidense George Reisner y el británico Cecil Firth iniciar las excavaciones. «La campaña se hizo urgentemente necesaria, pues la construcción de la presa de Asuán amenazaba con anegar la zona. Se concentró en la zona de la Baja Nubia y permitió a los estudiosos formular una primera cronología relacionada con las culturas arqueológicas de Nubia», explica Ferrero.

    ¿Quiénes eran los nubios?
    Los primeros hallazgos arqueológicos no hicieron sino disparar los interrogantes acerca de esta civilización. ¿Quiénes eran? ¿Y de dónde procedían? Hasta el día de hoy la mayoría de las pistas proceden de fuentes egipcias y se basan, tal y como Giorgio Ferrero nos cuenta, «en los diferentes nombres que se les daba en la antigüedad». Sabemos, por ejemplo, que los textos clásicos se referían a Nubia frecuentemente como la «tierra del arco», debido seguramente a que sus habitantes eran muy hábiles como arqueros y como tales fueron reclutados con frecuencia por el ejército egipcio. Igualmente difundido era el topónimo ta-nehsjw, «tierra de los meridionales», expresión que suele relacionarse con una raíz semítica que significa «rostro quemado», y que los egipcios utilizaban para destacar el color oscuro de la piel de los nubios. A partir del Imperio Medio los textos egipcios comenzaron a señalar a Nubia con el término Kush, probablemente por que los propios soberanos nubios denominaban con este vocablo de raíces desconocidas su demarcación geográfica y, de hecho, los reinos de Napata y Meroe fueron conocidos históricamente también como «reinos kushiti», cusitas en español.

    En cuanto al término «nubia», su origen no está claro. Se dice comúnmente que tiene relación con la palabra egipcia nwb, que significa oro, una asociación evidente para algunos dado que en el territorio nubio se hallaban las minas auríferas más importantes de la región, explotadas por los egipcios desde tiempos remotos. Ahora bien, el profesor de egiptología Claude Rilly, secretario del Grupo de estudios meroíticos de París y miembro de la Sociedad Internacional de estudios nubios, disiente de esta explicación: «la relación entre el nombre de Nubia y la palabra egipcia nwb o noub en copto, se propuso hace ya tiempo. Y es cierto que la mayor parte del oro utilizado en Egipto provenía de las minas de la Baja Nubia, en especial las de Wadi Allaqi y de Wadi Gabgaba. No obstante, esta etimología está cuestionada en la actualidad. De hecho, existen dos hipótesis: una que relaciona la palabra con el nombre de la ciudad de Pnoubs, uno de los grandes centros religiosos de Nubia (la actual Kerma), que suele aparecer con la grafía Nups, sobre todo en los textos latinos; y una segunda teoría, según la cual el término proviene del pueblo llamado nuba o noba, para señalar a la gente de Meroe».

    La población de los noba aparece citada por primera vez en las fuentes clásicas en torno al siglo III a.C. «Era un pueblo nómada, de origen desconocido, que se estableció en la zona de Sudán próxima a Jartum, en la ribera izquierda del río, en el área de confluencia del Nilo Azul y el Nilo Blanco», nos explica Ferrero. Y, según Rilly, «fueron los antepasados directos, por lo menos en el plano lingüístico, de los nubios actuales. A finales del reino de Meroe se apropiaron progresivamente de amplias porciones del valle del Nilo para acabar topándose con la potencia creciente de reino de Axum, en Etiopía, cuyo rey Ezana los atacó y venció en el año 350 a. C.».

    ¿De dónde procedían?

    De todo lo expuesto se deduce que en suelo africano convivieron, pacíficamente o no según las épocas, culturas que con frecuencia enlazaron sus propios destinos. Pero ¿cuál fue el trato entre nubios y egipcios? Según Giorgio Ferrero, «la relación entre ambas naciones era antigua y duradera, y como la historia de los dos países, alternó periodos de paz e intenso intercambio cultural con periodos de ruptura y belicosidad». Es más, en opinión de este experto, hoy se encuentra superada la antigua visión egiptocéntrica que veía en Nubia un territorio exclusivamente sujeto a la influencia y expansión del estado faraónico, algo así como un virreinato. Es cierto que, en las últimas fases del Imperio Antiguo egipcio (2400 a.C.), surgió en la Baja Nubia una nueva entidad cultural denominada por los arqueólogos con el nombre de «Grupo C». Y que algunos textos jeroglíficos de la VI dinastía hablan de expediciones militares y comerciales contra dicha entidad. Según los manuscritos la región fue ocupada y la población del «Grupo C» sometida por los faraones del Imperio Medio, que construyeron un sistema defensivo de fuertes en la zona de la segunda catarata. Pero todo ello no quiere decir que entre Egipto y Nubia existieran relaciones en un sentido único o exclusivamente de fuerza. «De hecho se dieron entre ellos numerosos y provechosos intercambios culturales. Los nubios asimilaron conceptos, usos y tradiciones egipcias, y algunos llegaron a ejercer importantes cargos en la sociedad faraónica, como es el caso del joven nubio Maiherperi, que llegó a ser sepultado en una tumba del Valle de los Reyes (KV 36), algo sin precedentes para un ciudadano extranjero», asegura Ferrero.

    De todos modos, el «Grupo C» tan sólo fue una de las diversas poblaciones nubias culturalmente desarrolladas, descubiertas por el arqueólogo Reisner, que trabajó en la primera catarata entre 1907 y 1908. Tal y como explica Maria Carmela Gatto, especializada en prehistoria de Nubia y en la actualidad conservadora en el departamento del Antiguo Egipto y Sudán del Museo Británico, «fue también Reisner quien dividió en grupos a estas culturas cercanas al Nilo. Y quien, para diferenciarlas, asoció a todas aquellas que pueden considerarse históricas, es decir ya desarrolladas culturalmente, con una letra del alfabeto. Mientras que para las prehistóricas adoptó la clasificación del periodo egipcio predinástico. Por ejemplo, en el esquema de Reisner, la denominación ‘Grupo A' se emplea para definir las últimas fases nubias, consideradas contemporáneas del final de la fase Naqada III y de las dos primeras dinastías faraónicas (              3100-2800         3100-2800 a.C.)». Precisamente este llamado «Grupo A» puede considerarse como la primera cultura arqueológica de la Baja Nubia conocida en época histórica. Y los restos que le son atribuidos se hallan diseminados en el área que va desde Asuán hasta la segunda catarata del Nilo, y constituyen algunas de las necrópolis cusitas más antiguas. «Desde el punto de vista étnico -continúa Rilly- ignoramos el origen y la lengua de la gente del ‘Grupo A', si bien suponemos que podrían haber sido población bereber, antepasados de los nuba, o incluso de pueblos kushiti, vecinos de los beja. Pero aún no se ha llegado a una conclusión».

    ¿A qué dioses adoraban?

    El intercambio cultural entre Egipto y Nubia es evidente al estudiar el panteón religioso cusita, según nos ha señalado Claude Rilly: «las divinidades nubias eran de dos órdenes. Por una parte el panteón egipcio clásico, importado durante la colonización, con dioses como Amón, Horus, Thot, Isis y Osiris; por otra el panteón indígena que, sin duda, resistió durante mucho tiempo a la colonización egipcia, si bien como estos dioses no tuvieron un culto oficial hasta el periodo de Meroe, no ocupan un lugar predominante en las investigaciones arqueológicas». De esa época datan el dios león Apedemak y su esposa Amesemi, personificada por una cabeza con tres caras y las mejillas escarificadas a la típica manera africana; también el dios Sebioumeker, representado como un faraón luciendo la doble corona; y el dios del sol Mash, citado en los textos meroíticos.

    Por otra parte, «a pesar de las diferencias evidentes existe un cierto sincretismo entre los panteones egipcio y nubio. De hecho, conocemos un Amón egipcio llamado Amani en meroítico, tomado sin duda de un antiguo dios-aries de Kerma, representado con una cabeza de carnero y adorado a los pies del Jebel Barkal», añade Rilly. Y, por otro lado, según explica Ferrero, «la divinidad nubia más antigua, citada ya en los textos de la pirámides del Imperio Antiguo, es el dios Dedun,el egipcio Khnum. Su centro de culto debía hallarse en la zona de la segunda catarata del Nilo y estaba asociado al uso de incienso y al Sur. Y por último Mandulis, dios halcón ligado a la juventud y venerado sobre todo en la localidad de Kalabsha».

    Claro que este cúmulo de divinidades llegaron en la época histórica y distan mucho del orden religioso de las sociedades nubias prehistóricas, tal y como ha expuesto Isabella Caneva, profesora de Prehistoria del Cercano Oriente, de la Facultad de Bienes Culturales de Lecce y directora de la misión para Investigaciones Prehistóricas en Egipto y Sudán: «El mundo prehistórico en general y también el sudanés en particular, en comparación a las sociedades de interés etnográfico en la actualidad, no tenía dioses. Una sociedad que no está ella misma estructurada de forma jerárquica no puede concebir divinidades organizadas en un panteón. Para los hombres prehistóricos el mundo estaba animado por espíritus, todo estaba divinizado, tanto una piedra como una planta. Solemos pensar que en un determinado momento se inventaron la religión, los dioses y se produjo una evolución. Pero no es así, y en todo caso más que de evolución habría que hablar de limitación. Las poblaciones más simples creen que todo está divinizado y animado por espíritus y seres sobrenaturales, así es que la creación de un panteón de dioses es en realidad una fuerte limitación de la divinización del mundo».

    El arte funerario prehistórico egipcio y nubio ostenta, por otra parte, diferencias que permanecieron impermeables a cualquier otro intercambio. La profesora Caneva llama la atención sobre el hecho de que «cuando las sepulturas de un pueblo se hallan dentro de las casas y están ligadas al habitante de ese vivienda, están legitimando el derecho del propietario a permanecer sobre un terreno en el que con anterioridad ya habían residido sus abuelos y antepasados. En este caso las tumbas no tienen jamás enseres domésticos, porque es como si los muertos continuasen formando parte del mundo de los vivos; esto es lo que ocurre en el neolítico, en la parte septentrional de Egipto, donde no se han hallado las casas o las chozas, pero sí las sepulturas sin enseres».

    Por el contrario, las tumbas que se remontan al neolítico, en Sudán, están reunidas en necrópolis separadas de la zona habitada. Y sí contienen enseres, lo cual quiere decir que los difuntos se encuentran apartados de los vivos, y los muertos poseen un más allá independiente. En este caso el cuerpo era depositado con una orientación determinada, variable para las tumbas más antiguas y después codificado en época más reciente. Por ejemplo en las necrópolis badarianas era colocado siempre sobre el lado izquierdo. No obstante, lo más importante no es establecer qué orientación tenga el cuerpo, sino su posición en el medio familiar. «Cuando las tumbas se encuentran dentro de la casa, no hay orientación y enseres; mientras que, cuando se reagrupan en las necrópolis, siguen la orientación del mundo, tienen una posición que se uniformiza con los puntos cardinales o con el curso del río y contienen los utensilios del difunto. Todo esto sucede en torno al               4000-3500         4000-3500 a.C», matiza Caneva.

    Diferentes rituales funerarios

    El apogeo funerario nubio llega al uniformarse la orientación del cuerpo inhumado y aparecer los primeros túmulos, «algo que ocurre por primera vez con la tumbas del ‘Grupo A' y acaba por convertirse en características de las sepulturas del ‘Grupo C', en cuyas necrópolis ya no se excavan simples fosas, sino que se construyen con ladrillos cámaras funerarias de planta regular a las que a veces se añade una pequeña capilla rectangular en el lado oriental», explica Ferrero. El «Grupo C» continuó con la costumbre ya establecida de acompañar al difunto con sacrificios animales, pero introdujo la novedad de que el muerto, siempre ubicado en posición contraída, ya no descansa sobre el terreno desnudo, sino sobre un lecho funerario de madera. Y, por otro lado, en la época del Imperio Medio egipcio, se cambia la orientación de los cuerpos, que pasa del eje este-oeste al de norte-sur.

    Los nuevos usos funerarios del «Grupo C» encuentran plena expresión en las necrópolis del reino meridional de Kerma (              1750-1550         1750-1550 a.C). Aquí los túmulos alcanzan dimensiones colosales y las tumbas reales presentan un complejo sistema de cámaras subterráneas. Los cuerpos son colocados en posición contraída en los lechos funerarios, pero la orientación no sufre la influencia egipcia. Finalmente, durante la ocupación faraónica del Imperio Nuevo las tumbas nubias son indistinguibles de las egipcias.

    Curiosamente, algunas características típicas de las costumbres funerarias nubias resurgen y se mezclan con las egipcias en el caso de una familia real de El-Kurru, en torno al siglo IX a.C. En esta necrópolis se asiste a una importante evolución. Las sepulturas más antiguas están constituidas por túmulos circulares, con capilla en el lado oriental y un muro en forma de herradura. Con el paso de las generaciones el túmulo se transforma en una mastaba de tipo egipcio y el muro adquiere forma rectangular. La interrelación cultural y religiosa entre nubios y egipcios se manifiesta por tanto de forma continua y en las dos direcciones, aunque existe un elemento que las separa claramente. Esta diferencia se manifiesta en una práctica de tipo religioso que está presente en la cultura sudanesa y no se encuentra en la egipcia: el ritual relacionado con los sacrificios humanos.

    Sacrificios humanos

    En opinión de Claude Rilly, «la práctica ritual de sacrificios humanos durante los funerales de reyes o príncipes locales, fue usual más o menos hasta la época meroítica, con periodos de abandono y de retorno». El sacrificio humano estaba muy difundido en Nubia en diversos periodos, aunque, como nos ha confirmado Caneva, «fue una práctica absolutamente ausente durante la fase prehistórica. El primer testimonio data del neolítico, pero la costumbre alcanza su apogeo en el periodo clásico de Kerma, cuando 400 individuos fueron sacrificados para un rey. Tal práctica se empleó también en el periodo del reino de Kush. A medida que la influencia egipcia aumentaba este tipo de prácticas se redujeron o desaparecieron».

    Podemos considerar por tanto el sacrificio humano una aspecto «peculiar» de esta civilización que nos recuerda lo desconocida que es aún para nosotros. «La existencia de misterios en Nubia está ligada a la juventud de la arqueología sudanesa, pero también a la cantidad de textos meroíticos disponibles que no se han comprendido todavía y que están sin traducir», asegura Claude Rilly. Y continua: «ignoramos los protocolos de sucesión real; de hecho parece que existiera una especie de sucesión matrilineal en los aspectos administrativos y religiosos, pero no sabemos cómo era elegido el sucesor y de qué manera».

    En este sentido, según Maria Carmela Gatto, «es interesante el análisis social de las sepulturas, pues ha evidenciado que las de mujeres eran particularmente importantes en la necrópolis. Estas creencias parecen ser un reflejo de una organización en la que las mujeres tenían un puesto destacado en la comunidad. Y es posible que los ‘Grupos A' fuesen una sociedad matrilineal. Es decir, en la cual se heredaba el trono o la propiedad por vía materna, y la mujer tenía influencia en rituales como el nacimiento, la fertilidad, la muerte o la resurrección. Todos ellos, asociados al poder de concepción femenino y a la vida agrícola, son el eje en torno al cual gira el nacimiento de la figura real divina, no sólo en Egipto, sino también en la Baja Nubia». De la misma opinión es el profesor Ferrero, para quien sería necesario añadir que «dentro de la familia real cusita las figuras femeninas tenían una posición relevante. La reina madre ejercía un papel destacado en la legitimación del poder de un soberano cusita. Lo acompañaba en las celebraciones para la asunción al trono y, según algunos estudiosos, era también una figura decisiva en la elección entre los aspirantes a la sucesión. Al culto de la diosa-madre Mut y a la figura de la reina madre estaba dedicado un santuario al pie del macizo del Jebel Barkal, en Napata».

    Las pirámides de Meroe

    No podemos acabar este periplo en torno a las incógnitas nubias sin hablar de las pirámides de Meroe. Lo ha dicho claramente Derek Welsby, responsable de la Sociedad de Investigación Arqueológica de Sudán: «se han descubierto una cantidad extraordinaria de pirámides, diferentes de las egipcias, menos majestuosas e imponentes, pero sin duda interesantes». Fueron los faraones nubios de la XXV dinastía quienes, al hacerse sepultar en la necrópolis dinástica de el-Kurru, inauguraron la tradición de erigir estructuras piramidales por encima de las propias cámaras funerarias. Desde los tiempos del reino de Piyé -primer faraón de la XXV dinastía-, hasta finales del reino de Meroe (siglo IV d.C.), la pirámide fue la forma reservada a las sepulturas de reyes, príncipes y reinas cusitas. Pero las pirámides nubias, aunque inspiradas en los célebres modelos egipcios del Imperio Antiguo y Medio, difieren radicalmente en dimensiones y proporciones. No obstante, parece que han tenido como modelo a imitar las pequeñas pirámides egipcias del Imperio Nuevo, construidas para algunos funcionarios de alto nivel de Nubia y del pueblo de Deir el-Medina. Las pirámides cusitas se caracterizan por presentar superficies de pequeños escalones cuyos ángulos a veces aparecen destacados con molduras decorativas. Suelen ser altas y presentan un ángulo de inclinación de entre 60 y 70 grados y alcanzan una altura de entre 20 y 30 metros. La mayor diferencia con las egipcias es que la cámara funeraria no se halla dentro del cuerpo piramidal, sino por debajo. Junto a la fachada oriental de la pirámide se encuentra una capilla funeraria rectangular, destinada a contener una mesa de ofrendas y una estela funeraria.

    En resumen, y para finalizar, cabría preguntarse si la importancia de cultura nubia o la influencia que pudo tener en sus vecinos, sudaneses o egipcios, no ha quedado eclipsada por la de Egipto. En opinión de Edward David, miembro de la Sociedad de Investigaciones Arqueológicas británica, «ignoramos aún la mayor parte de la información sobre Nubia y con frecuencia se conservan las teorías del siglo XIX, según las cuales los únicos aspectos interesantes de esta civilización proceden de Egipto. Es cierto que la mayor parte de los trabajos los han hecho egiptólogos y no arqueólogos, por lo que el interés se centra con frecuencia en los hallazgos egipcios. Y muchos de ellos continúan estudiando los aspectos arqueológicos del colonialismo egipcio en Sudán, pero no la arqueología de Nubia». Un comentario que deja traslucir todo lo que queda aún por descubrir y reinterpretar en la tierra de los faraones negros.

    servido por Felix sin comentarios compártelo

    17 Junio 2010

    Los Faraones Negros

    Enviado por Violet el 21/01/2010 a las 09:06 PM

    En el año 730 antes de cristo, un hombre llamado Pye decide que para salvar a Egipto, él debe invadirlo. Después de dos décadas de haber gobernado su propio reino en Nubia, una franja del África principalmente localizada en el actual país de Sudan

    Pye se consideraba el verdadero soberano de Egipto, también el legitimo heredero espiritual de sus tradiciones practicadas por faraones como ramses II y Thutmose III Pye navegó con sus soldados por el rio Nilo hacia el norte y desembarcó en Tebas, la capital del alto Egipto.

    Se cree que antes de empezar a luchar como si fuera una guerra santa, Pye instruyó a sus soldados a purificarse, antes de combatir, bañándose en el rio Nilo y vistiéndose de trajes de lino fino, y rociando sus cuerpos con agua del templo en Karnak, un lugar donde se adoraba al dios sol Amun, quien era muy querido por Pye. Luego de festejar y ofrecer sacrificios a Amun, comenzó la batalla con todos los que se cruzaban en su camino.
    Al final venció a todos los lideres en Egipto, incluyendo al poderoso Tefnakht, quien al rendirse le envió el siguiente mensaje a pye: "Be gracious! I cannot stand before your flame, I dread your grandeur." (!Sea cortes! Yo no puedo ver su cara en los dias de deshonra. Yo no puedo párame ante su llama, temo su grandeza.)

    (Estas son las ruinas actuales de uno de los templos que usaban los faraones negros de los tiempos antiguos de Egipto)
    En intercambio por sus vidas el conquistador Pye animó a ser adorado en sus templos, embolsarse sus finas joyas y reclamar sus mejores caballos.
    Luego Pye, el recién ungido, hizo algo extraordinario. Embarcó su ejercito y su botín de guerra y navegó hacia el sur, a su casa en Nubia. Nunca volvió a regresar a Egipto otra vez.

    (Estas son estatuas actuales, testigos del reino Nubio desarrollado en su capital Kerma, en lo que hoy es el actual país de Sudan. Datan alrededor del año 593 antes de cristo.)
    Cuando Pye murió, al final de sus 35 años de reinado (año 715 antes de cristo), fue sujeto de grandes honores y enterrado en una pirámide estilo egipcio, con 4 de sus más queridos caballos.
    Fue una lástima que el gran rey nubio, quien hizo tales proezas haya permanecido anónimo para nosotros, muchos años.
     

    En una escultura de un templo nubio de su capital Napata, solamente permanecen los restos de las piernas de Pye, donde se aprecia el color oscuro de las mismas.
    Pye fue el primero de los faraones negros, reyes nubios que gobernaron sobre Egipto por 75 años.
    A través de inscripciones talladas, halladas en ambos bandos, los nubios y sus enemigos, fue posible seguir el rastro de su gobierno, el cual abarca enormes territorios como se puede ver en el mapa adjunto, arriba mostrado.
    Los faraones negros reunificaron a un Egipto andrajoso y llenaron su tierra con gloriosos monumentos.

    Hoy las pirámides en Sudan (África), son más numerosas de los que existen en Egipto y son espectáculos fantasmagóricos que se encuentran en el desierto nubio, donde todavía es posible recorrer un mundo lejos del genocidio del actual Sudan y de la crisis de refugiados en Darfur o de las trágicas consecuencias de las guerras civiles en el sur de África.
    Mientras tanto, a miles de kilómetros, hacia el norte, en el cairo la visión de las maravillas egipcias, sobretodo las pirámides, que se encuentran serenamente en el árido desierto. Apenas insinúa la antigua y prospera cultura nubia.

    Actualmente el gobierno de Sudan está construyendo una represa o dique para una hidroeléctrica, a lo largo de 600 millas del rio Nilo, a la altura de la cuarta catarata (Merowe Dam). Para ver los detalles mira el mapa adjunto , arriba.
    La represa inundaría miles de sitios , aún inexplorados, quedando bajo el agua más secretos o pruebas de la antigua civilización nubia.

    Un hecho interesante de resaltar es que el mundo antiguo estaba carente de racismo. En tiempos del histórico conquistador Pye. La realidad era que su piel oscura era irrelevante.
    Trabajos de arte del antiguo Egipto, Grecia y Roma, muestran un claro conocimiento de características raciales y tonos de piel; pero hay poca evidencia de que la piel oscura fuera vista como un signo de inferioridad.
    Solamente después de que las potencias europeas colonizaron África, en el siglo XIX, se presto atención al color de piel de los nubios para efectos inaceptables.

    El afamado egiptólogo George Reisner, fue quien descubrió las primeras evidencias arqueológicas de los reyes nubios quienes gobernaron sobre Egipto.
    El descubrimiento ocurrió entre los años 1916 y 1919; sin embargo Reisner "ensucio" sus propios hallazgos por insistir que los negros africanos no pudieron haber construido los monumentos que él estaba excavando. Él creía que los lideres Nubios, incluyendo a Pye, eran egipcios libaneses de piel clara, quienes gobernaron sobre los primitivos africanos.
    En los años de 1960 comenzó el cambio de vista sobre los nubios. En el año 2003, Charles Bonnet, después de décadas de estar excavando cerca de la tercera catarata del Nilo (ver mapa adjunto) , ganó reconocimiento internacional cuando descubrió 7 grandes estatuas de piedra de los faraones nubios (ver la figura mencionada arriba).
    Cuando Pye murió en el año 715 AC., Su hermano Shabaka se asentó en la dinastía 25 y tomó como residencia a la capital egipcia de Memphis, igual que su hermano Pye.
    Shabaka se vestía de la vieja forma en que lo hacían los antiguos faraones, adoptando el nombre del trono de la sexta dinastía Pepi II (Pye había reclamado el nombre del trono de Thutmose III)
    Shabaka más que ejecutar a sus enemigos los puso a trabajar en la construcción de diques para proteger a los pueblos de las inundaciones del rio Nilo.
    También mandó hacer otras obras como estatuas de granito representándose a él mismo, y vistiendo el "Kushite crown of the double uraeus" (corona de dos cobras que lo legitimaba como soberano y seños de dos tierras)

    Shabaka recibió la corona en Memphis, en 690 AC. Y presidió sobre el combinado imperio de Egipto y nubia, por 26 años.
    Luego siguió Taharqa (hijo de Pye), quien durante 6 años tuvo el trono. Él hizo las más audaces campañas de construcción de cualquier otro faraón, desde el nuevo reino (alrededor del año 1500 AC.)
    Así agregó gigantescos ambientes al complejo de templos de Karnak, cerca de Tebas (Thebes) También construyó capillas alrededor del templo y levantó numerosas estatuas de él mismo y de su querida madre, Abar.
    Taharqa tuvo al poderoso imperio asirio (Assyrian), quienes se habían asentado en el actual Israel (Jerusalem)
    En varias y sangrientas batallas, Taharqa fue derrotado. Al final tuvo que huir hacia el sur (Napata) y nunca vió Egipto otra vez.
    Es un misterio como pasó sus últimos años, con excepción de su acto final; pues cuando murió fue enterrado en una pirámide (como su padre Pye); pero evitó el cementerio real. Lo hizo en la orilla opuesta del rio Nilo.
    Expertos consideran que la pirámide donde fue enterrado Taharqa estaba alineada con la salida del sol del antiguo Egipto, dia del nuevo año, lo cual lo relacionaba con la perpetuidad, según el concepto egipcio del renacimiento.

    servido por Felix sin comentarios compártelo

    16 Junio 2010

    kemet

    Los egipcios llamaban a su país Kemet ( tierra negra ). Los griegos le dan el nombre de Egipto ( tierra de Ptah ). Está, situado en el N. E de Africa y por el norte limitaba con el mediterráneo; por el Sur con las cataratas de Phyle; al Este, el Mar Rojo; al Oeste, las serranías del desierto de Libia.

    El país tiene un clima seco y cálido. No llueve casi nunca.

    Geográficamente el Egipto es el delta del Nilo y su estrecho valle hasta la Primera catarata, la Assuam o Syenna. Gracias al Nilo, Egipto es uno de los oasis más fértiles del mundo.

    Cada año el río da la vida al delta y al valle con sus grandes inundaciones. Esos desbordamientos se deben a las lluvias tropicales y al derretimiento de las nieves de las alturas de Abisinia. Las inundaciones se producen entre junio y octubre de cada año.

    Para regular la inundación y poder fertilizar una mayor extensión de terreno, los egipcios construían canales y represas. Famoso fue el lago meris. Al recoger sus aguas el río deja una espesa capa de légamo, que mezclado con la arena del suelo fertiliza los terrenos. El hombre sólo tiene que arrojar la semilla y la tierra le produce el ciento por uno. Así se explica cómo una región tan pequeña haya podido alimentar a ocho millones de hombres.

    Para el Egipto, en vez de estaciones, el año presenta tres períodos: inundación, siembra y cosecha.

    Los antiguos no conocieron donde nace el Nilo, ni siquiera las causas de esas inundaciones. Decían que el río era un don de los dioses, y lo adoraban como a un dios. Su nombre viene del griego Neylos, palabra que a su vez vendría del hebreo nahar, corriente.

    Sólo en el siglo XIX se pudo descubrir el nacimiento del Nilo. Nace en el lago Victoria. Recibe aguas de los lagos Alberto y Alberto Eduardo y sigue su curso hacia el norte, cruzando un país montuoso lleno de bosques vírgenes. Su cauce se encuentra a menudo entorpecido por saltos y cascadas.

    Al penetrar en Egipto forma la última gran catarata. Aquí empieza el bajo Nilo. El valle llamado Alto Egipto, es angosto y su gran fertilidad contrasta fuertemente con las rojas y áridas laderas de las montañas vecinas. Antiguamente abundaban en las riberas del río el papiro y el loto, plantas muy importantes en la vida egipcia.

    Frente al actual Cairo, el valle se abre como un abanico, cruzado por una red de canales que recogen los desbordes de las aguas de riego. Es la región que los griegos llamaron delta, por encontrar su figura semejante a la letra delta de su alfabeto. Los egipcios la llamaban Bajo Egipto.

    El río después de un recorrido de más de 6.600 Kms. ( más largo del mundo ), llega al mediterráneo, donde antiguamente echaba sus aguas por siete bocas, que hoy están reducidas a dos : Damieta y Roseta.

    Los Habitantes

    Se discute sobre su origen. Probablemente su raza es una mezcla de semitas y camitas, llegadas tal vez de Asia.En el valle econtraron a una raza negra a la que esclavizaron y con la que poco a poco terminaron por mezclarse, especialmente las clases inferiores. La clases altas se mantuvieron alejadas de esta mezcla.

    Los Nomos

    Hacia el 4.000 a. C., su territorio aparece dividido en nomos, pequeños reinos formados por un centro urbano, pequeñas aldeas y terreno destinado a la alimentación de toda la población. Cada nomo tenía sus leyes y culto propio.

    La producción agrícola daba trigo, cebada, lino, dátiles, hortalizas.

    Entre los nomos había muchas luchas y saqueos mutuos. Como consecuencia de este batallar los nomos se fueron agrupando hasta constituir dos reinos: Alto Egipto ( los del sur o valle ) y Bajo Egipto ( los del norte o delta ). Esta unificación les permite realizar grandes trabajos de conjunto para el regadío y la canalización de las aguas.. También les permite realizar con facilidad el rechazo de otros pueblos, que bajaban al delta.

    En ambos reinos mandaba un soberano, considerado como la encarnación de la divinidad. El soberano del Alto Egipto lleva como distintivo una corona de color rojo y el del Bajo Egipto, una mitra blanca, de forma cónica.

    La Unificación

    Rivalidades y luchas intestinas produjeron hacia el 3.200 a. C., la fusión de ambos reinos y la unificación de todo el país. Los egipcios atribuían esto a Menes. No se ha comprobado la existencia de este personaje.

    A Menes también se le atribuye la fundación de Menfis, nueva capital del reino unido; pero Menfis es de fundación muy posterior.

    Con la unificación de estos reinos empieza la historia del pueblo egipcio. Ningún otro país tiene una historia política de tan larga duración. Va desde el 3.200 a. C., aproximadamente, hasta el 322 a. C. Se suceden en el poder 31 dinastías.

    Se pueden distinguir tres grandes etapas:

    • Imperio Antiguo

    • Imperio Medio

    • Imperio Nuevo

    Esta división de su historia la hicieron los griegos.

    Organización Política y Social

    Faraón

    Gobernaba un faraón ( señor de la doble casa ). En su decoración figuraban el loto, símbolo del sur, y el papiro, símbolo del norte. Llevaba dos coronas.

    Se le consideraba una encarnación de Horus y era el sumo sacerdote del culto de todos los dioses. Su persona era divina.

    Era el padre y el señor de su pueblo. Podía disponer de las personas y de los bienes.

    Reglamantaba la vida pública y privada de los habitantes. Su misión era hacer la felicidad de sus súbditos.

    Visir

    Ayudaba al faraón en la administración. Era llamado " el hombre ", por oposición al faraón, que era "el dios". Desempeñaba los cargos de primer ministro, magistrado supremo, ingeniero y arquitecto jefe.

    Escribas

    En los nomos, cuya división se conservó ( 42 ), eran los representantes del faraón. Debían vigilar el cumplimiento de las órdenes del faraón, velar por el cuidado y mantenimiento de los canales, caminos y obras públicas, registrar los nacimientos y defunciones, repartir y cobrar los impuestos. Eran además los encargados de escribir los hechos importantes de la vida egipcia.

    Sacerdotes

    Al frente de la población estaba el faraón y su familia. Era la nobleza por excelencia. Poseía un tercio de las tierras.

    Después venía la clase sacerdotal, la más respetada y de mayor autoridad, pues toda la vida de los egipcios se desarrollaba en función del ideal religioso. Además de las rentas de sus templos poseían un tercio de las tierras y gozaban de muchos privilegios. Eran los únicos sabios del país y como tales, eran los educadores y consejeros del faraón y de su familia.

    Le predicaban al pueblo el respeto y la obediencia al faraón como representante de la divinidad; pero a éste le obligaban a seguir la política que ellos le trazaban. La misma vida del faraón , aún la privada, estaba regulada en todos sus detalles por las indicaciones sacerdotales.

    Al morir el faraón , otro rey ocupaba su puesto. La legitimidad para la sucesión al trono se consideró, en algunas épocas , que debía ser por ambas líneas: ser hijo del rey y de la reina. De ahí que el faraón debía casarse con su propia hermana para no introducir en el linaje faraónico sangre que no fuera real.

    Guerreros

    Después de la nobleza real y sacerdotal viene la clase de los guerreros. Eran una clase poderosa. Poseían el otro tercio de las tierras. En sus mejores tiempos llegaron a ser unos 400 mil hombres.. debían defender el país y se hallaban particularmente estacionados en las fronteras.

    El primitivo ejército egipcio se componía de infantería. La caballería y los carros de guerra entraron posteriormente.

    Otras Clases Sociales

    Las otras clases se encontraban en condiciones muy inferiores a los sacerdotes y guerreros.

    La mayor parte eran agricultores, especies de colonos adscritos a la gleba. Los artesanos, barqueros y pescadores estaban organizados en corporaciones. Los pastores eran muy despreciados.

    A los prisioneros de guerra y a los esclavos se les daba trabajos muy pesados y eran estrictamente vigilados.

    Sin embargo las clases sociales estaban abiertas a todos. El mérito personal y el favor real podían ascender a los más humildes súbditos hasta una muy elevada situación.

    Costumbres

    Practicaban la monogamia, siendo las mujeres en ellas muy importantes. Ellas gobernaban el hogar y los hijos llevaban el nombre de la madre. Casi únicos entre los pueblos orientales, los egipcios permitieron a las mujeres desempeñar la regencia.

    Las leyes eran simples y equitativas. Tenían leyes muy severas: con la muerte se castigaba el perjurio, al asesino y al que presenciaba un asesinato y pudiendo, no lo impedía. El parricida, después de haber sido atormentado cruelmente , era quemado vivo.

    Su alimentación era sencilla : pan, legumbres, frutas, carnes, pescado. Bebían una especie de cerveza. El vino era caro y sólo era usado por las clase altas.

    La Vida de la Corte

    Para mantener el gran esplendor de su corte el soberano tenía abundantes recursos: el tercio de las tierras, las minas, las aduanas e impuestos.

     

    La esposa legítima, sus otras mujeres y sus hijas vivían en un gineceo ( departamento privado, sólo destinado a las mujeres ) real, atendidas por damas que el mismo faraón escogía.

    Los hijos varones eran educados por los sacerdotes en compañía de otros jóvenes nobles que se destacaban por su inteligencia.

    Un Intendente de noble linaje tenía la grave incumbencia de vigilar la salud y la enseñanza de la prole real.

    Tanto para la administración y el servicio de la corte como para la administración del país, el rey designaba a una serie de alcaldes y un ejército de escribas.

     

    Las Ciudades

    Para evitar las inundaciones se levantaron las viviendas en las partes más elevadas del suelo.

    Según Herodoto a lo largo del valle del Nilo había más de 20.000 ciudades. En cada una de ellas se alzaban templos dedicados a los dioses protectores de la ciudad, y un mercado.

    La ciudad más antigua es Tanis, dedicada al dios Osiris y en donde según la tradición reinó Menes, el primer faraón.

    Mayor importancia tuvo Menfis, levantada en la desembocadura del Nilo, cerca del Cairo.

    Tan importante fue Tebas, levantada en el Alto Egipto. Tenía suntuosas residencias reales y numerosos templos. Sus barrios Karnac y Lucsor poseían los famosísimos templos nacionales a Amón, verdaderas joyas de la arquitectura egipcia.

    También son mencionables Napatas ( en territorio de Nubia ) y Sais ( en pleno delta ). Esta última fue la última gran capital que tuvo Egipto.

    Egipto Imperial

    A.- El Antiguo Imperio o Menfítico (               2780-2000         2780-2000 a. C. )

    Es un período de intensa labor y hay un gran desarrollo de la agricultura.

    El gobierno es absoluto, de origen divino. El rey , hijo del dios Horus, es el dueño absoluto del país.

    Al frente de todos los dioses estaba siempre el Sol : Osiris o Ra, el Sol engendrador Horus, el Sol hijo, que se manifestaba en cada soberano. Cada nomo tenía su dios tutelar manifestado en algún animal. El más venerado y cuyo culto se generalizó, era el Buey Apis, manifestación del dios Ptah, de Menfis.

    Es un período donde las artes y letras llegaron a un elevado grado de perfección ( Ej: la estatua del escribano, la estatua de un jeque, la gran esfinge y la pirámide de Chefren ).

    La arquitectura tiene un gran desarrollo, elocuente ejemplo de ello son las pirámides y mastabas ( salas mortuorias ). De los templos y palacios de este período no ha llegado nada hasta nosotros.

    Hay un gran desarrollo de las matemáticas, astronomía y la medicina ( Ej: se fijó con mucha precisión el año solar , se reguló el calendario y se conoció mucho la anatomía del ser humano, gracias al embalsamamiento de los cadáveres ).

    La literatura de este período se ha perdido casi toda. Entre lo mejor que se conserva se halla el Papiro Prisse, que trata sobre preceptos de moralidad y urbanidad.

    En este período reinaron unas ocho dinastías. Probablemente desde la 3ª a la undécima dinastía. Los faraones que nos han dejado una huella más profunda son los constructores de pirámides : Cheops, Chefrén y Micerino. La pirámide de Micerino fue terminada por Nicrotis, su hermana y esposa, que se vengó de los que asesinaron a su hermano.

    Otro que tuvo glorioso reinado fue Pepi que, con su prudente y enérgico ministro Una, construyó carreteras hacia el mar Rojo. Su segundo sucesor fue Pepi II, quien se dice que gobernó cien años.

    Decadencia de la Monarquía Menfítica

    Poco a poco los nobles y sacerdotes, que administraban las tierras con amplia autonomía y celebraban por su cuenta ritos religiosos, fueron independizándose del faraón, y con ellos, los súbditos que servían a estos amos. A partir de la sexta dinastía ( 2420 a. C ), el Estado egipcio se convirtió en un sistema feudal descentralizado a cuya cabeza estaba una oligarquía de sacerdotes y nobles

    Los faraones pierden poder , prestigio y se desata por todo el país una anarquía general, arruinando la agricultura , a la industria y al comercio.

    Hacia el 2.000 a.C. la anarquía es general. Los nobles se pelean entre sí; la plebe, hambrienta y demasiado oprimida se levanta en armas contra sus tiranos y se desata una sangrienta revolución social por todo Egipto.

    B.- Imperio Medio:               2000- 1700         2000- 1700 a. C

    Los príncipes de Tebas ponen fin a este estado de cosas y restablecen el poder real.

    La organización social y estatal es distinta: ahora el faraón debe poner su persona y los bienes del país al servicio de la población, buscando antes que todo la felicidad de sus súbditos.

    Se extiende el comercio y la industria, se desarrollan las artes y mucha prosperidad llega al valle del Nilo.

    En este período hay un mayor equilibrio de los poderes públicos. El poderío del faraón reside en los tributos que recibe y en el apoyo que le presta la clase media.

    El centro de la vida política es Tebas. Se destaca la dinastía de los Amenemhats, que contó con reyes amigos de las artes, buenos ingenieros que extendieron las fronteras anexándose la Nubia. De esta dinastía es Amenemhat III que convirtió el lago Meris en una gran represa donde almacenar las aguas sobrantes del Nilo. A la entrada del lago hizo levantar el famoso templo Laberinto, con tres mil habitaciones y 12 patios.

    Pero después de la 12ª dinastía el poder comienza nuevamente a flaquear sin poder dominar a la nobleza . De nuevo hay anarquía.

    Aprovechando el debilitamiento de sus fortalezas , un pueblo pastor , los Hyksos, cae desde Asia sobre el Bajo Egipto ( hacia el 1730 a. C. ). Son muchos y vienen bien armados. Los egipcios apenas pueden presentar espadas de cobre, escudos de cuero, flechas con puntas de sílex. Los hyksos en cambio traen espadas de bronce y de hierro, lanzas, escudos y cascos de metal. Sus carros de guerra tirados por caballos ( animal desconocido hasta entonces en Egipto ), causan pánico y los egipcios son completamente derrotados.

    El país es saqueado y gran parte de la población es reducida a la esclavitud.

    El empleo del caballo favorece el desarrollo de la agricultura y transforma el arte de la guerra entre los egipcios, cuyos ejércitos hasta entonces estaban formados sólo por infantería.

     

    C.- Imperio Nuevo: 1560-525 a. C.

    Uno de los príncipes de Tebas, Taa I, encabeza el sentimiento nacional de oposición al extranjero. Toma el título de rey, echando las bases de la XVII ª dinastía e inicia una guerra de liberación, que parece haber durado unos 150 años. Su obra la termina Amasis, quien expulsa definitivamente a los Hyksos hacia la Siria ( 1560 a. C. ).

    Se reconstruyen templos y palacios, los hyksos prisioneros debieron acarrear las piedras y amasar los ladrillos.

    El Imperio Nuevo es el período más brillante de la historia de Egipto. De pacífico y antimilitarista, se cambia a un pueblo guerrero y conquistador.

    La capital es Tebas. El gobierno teocrático llega a su apogeo.

    El faraón, para tener grato a su padre Amón, debe estar continuamente erigiendo templos y llenando de dádivas a sus sacerdotes. Es así como los sacerdotes amonitas ( de Amón ) se convierten en los verdaderos dueños de Egipto.

    La segunda gran columna de apoyo del faraón es el ejército.. Con la introducción del caballo y los carros de guerra, la táctica militar sufrió un cambio completo.

    El arte vuelve a tomar un gran vuelo. Surgen templos maravillosos como Lucsor y el de Deir -el- Bahari, construido por la reina Hatchepsut. Se reconstruye y embellece con nuevos patios y salas el de Karnac .

    Para las tumbas reales ya no se emplea la pirámide, sino los hipogeos, galerías profundas excavadas en la roca.

    De este período podemos nombrar a Amasis I, Tutmosis I, Tutmosis III, Hatchepsut ( esposa de Tutmosis II ), Amenofis IV, Ramsés II.

    Tutmosis III es el faraón conquistador por excelencia. Tras 14 gloriosas campañas, logra reconquistar y someter toda la Siria y formar un vasto imperio, que se extendía desde el centro de Africa hasta la Mesopotamia.. Es el primer imperio universal que se tiene en la historia.

    El cuarto sucesor de Tutmosis III es Amenofis IV, famoso por su gran revolución religiosa.

    Amenofis IV y su Revolución Religiosa

    El sacerdocio se había enriquecido en demasía y avasallaba el poder del faraón. Amenofis IV, de espíritu independiente, quiere deshacerse de esta opresora tutela sacerdotal. Piensa que la evolución política del país exige también un perfeccionamiento religioso. Ya no pueden bastar los cultos materialmente groseros, llenos de hechicería y superstición. Así como Egipto pasó del estado de los nomos a una unidad nacional; debía pasarse también de los dioses nacionales a un dios universal, que fuera adorado por todos los hombres.

    De esta forma se desligaría de la clase sacerdotal y obtendría una mayor unión entre todos los pueblos. Apoyado por su esposa Noferiti suprime el culto de todos los dioses y promueve el culto del dios Atón, energía bienhechora que ha creado y vivifica el mundo. Atón no se identifica con el sol. Este es su imagen.

    Es un dios de bondad y de amor que debe ser adorado en espíritu, sin necesidad de intermediarios, pues dios no necesita ni sacerdotes, ni santuarios oscuros. No debe ser representado bajo la forma humana, sino por el disco solar, que es su imagen ( Atón significa disco solar ).

    Amenofis IV, como hijo predilecto de Atón, se proclamó oficialmente su servidor, prohibiendo el culto de otros dioses. Hace destruir sus nombres y sus imágenes y expulsa a los sacerdotes de sus templos. La lucha es dura especialmente contra los poderosos sacerdotes de Amón. Amenofis procede en forma radical. Cambia su nombre Amenofis ( hijo de Amón ), por el de Ikhnatón ( lo que agrada a Atón ). La capital Tebas es reemplazada por Chutatén ( casa del resplandor solar ), en donde levanta templos magníficos a la nueva deidad. Agracia con fastuosos regalos a los que ingresan a su nueva religión, especialmente si son sacerdotes, apóstatas de la antigua religión.

    Pese a todos los esfuerzos del soberano la reforma religiosa no duró. Había demasiados intereses creados en su contra. Amenofis descuida la administración pública y territorios de Asia, lo que produjo gran indignación en el ejército egipcio. Los oficiales se juntaron con los sacerdotes y un populacho fanatizado para derrocar al rey hereje. Por todo el país se levanta una oleada revolucionaria. El rey muere después de 16 años de reinado, y no se sabe si de muerte natural o violenta.

    Ante la presión de las principales fuerzas del país, sus sucesores deben volver al antiguo culto. La religión de Atón es enteramente extinguida y el nombre del reformador condenado.

    Uno de sus sucesores, Tutankamón, logra salvar la tumba de su suegro Amenofis IV. Con el triunfo del antiguo culto a Amón, tebas recobra su antiguo prestigio de capital y la clase sacerdotal absorve de nuevo todo el poder.

    Posteriormente gobierna Ramsés II, de la 19ª dinastía ( hacia el 1292 a.C ). Reina 67 años, primero asociado con su padre Seti I y después sólo.Fue un rey guerrero y conquistador. Su rinado da a Egipto un período de prosperidad y esplendor.

    D.- Decadencia de Egipto

    Después de Ramsés II la decadencia fue rápida. El Estado fue puesto enteramente al servicio de los dioses, la hechicería y la magia enveneraron el espíritu religioso. La moral se relaja enormemente con una vida llena de lujos y placeres.

    Desordenes y luchas civiles van pasando el Gobierno, completamente debilitado, de mano en mano.

    Un último período de un mediano esplendor lo inicia Psamético I, que establece como capital del reino a la ciudad de sais, en el delta ( 656 a. C. ). Organiza el país, repara los caminos y los canales; desarrolla la industria y abre el país al comercio extranjero, en especial con Grecia.

    En el 525 a. C., Cambises, rey persa, en batalla de Pelusio derrota al faraón Psamético II y se apodera de Egipto. Desde entonces los egipcios serán dominados por uno u otro pueblo: persas, griegos, romanos, árabes...

    E.- Cultura Egipcia

    La Religión y el Culto de los Dioses

    Eran muy religiosos. Asociaban a la religión todos los actos de la vida pública.

    Parece que el fondo de la religión egipcia era l creencia en un dios único, Ra, omnipotente, generador del cielo y de la Tierra. Con el andar del tiempo, este dios distribuyó su divinidad a otros dioses inferiores. El vulgo degradó en un tosco politeísmo, llegando a tener una infinidad de divinidades.

    Cada nomo tenían su trinidad local ( padre, madre, hijo ) y que terminaron por ser personificaciones cósmicas del Nilo, la Tierra, el Cielo y sobre todo, el Sol.

    Con el andar de los tiempos se destacaron las siguientes trinidades: Amón, Mut, Jonsú ( Tebas ); Osiris,Isis,Horus ( Abidos ); Ptah, Sakt,Imutés ( Menfis ). Amón,Osiris y Ptah, jefes de familias divinas, eran personificaciones del Sol, el primero y principal dios adorado en todo Egipto.

    Cada uno de los dioses tenía forma antropomórfica. Eran seres humanos perfectísimos, eternos, pero sujetos a las contingencias nuestras de comer, beber, vestirse. Sujetos a sus pasiones con desbordes de amor y de odio. Pensaban que se encarnaban en algunos animales y así cada nomo empezó a tener su animal sagrado. La elección de los animales recayó en los más benéficos para el hombre ( Buey, perro, pato, carnero, el ibis que mata las culebras, orugas, langostas) o en los más maléficos ( cocodrilo, león,chacal, gavilán ) y cada uno de ellos tenía su templo y su culto. Aquel que mataba a uno de esos animales debía morir.

    A Amón se le representaba bajo la forma de un pato; a Horus en la de un gavilán; Anubis en la de un chacal: El más célebre de estos cultos fue el del Buey Apis, en Menfis. Se le llamaba la " segunda vida de Ptah " y " el alma de Osiris ".

    Cuando moría un Buey Apis todo el país se cubría de duelo. Se embalsamaba su cuerpo y el luto no cesaba mientras no se hallara un nuevo Apis, que debía ser de color negro, con un triángulo blanco en la frente y con un nudo en forma de escarabajo bajo la lengua.

    La representación de los dioses en forma completamente humana probablemente les viene de Asia. Para ellos era más frecuente representar sus divinidades con cuerpo humano y cabeza de animal o viceversa. Así por ejemplo a Horus se le representaba con cabeza de gavilán, a Anubis con cabeza de chacal.

    El dios Sol tomó diferentes nombres según sus horas y atributos: Ra es el Sol esplendoroso, padre del faraón. Cuando la capital fue Tebas ,pasó a llamarse Amón-Ra. Horus es el Sol naciente,encarnado en el faraón,jefe del país. Osiris es el Sol poniente,dios fecundador,encarnación de las fuerzas de la naturaleza y de la vida del Nilo; era el gran juez de las acciones humanas y dador de la inmortalidad.

    Había muchas otras deidades pero ocupaban un lugar muy subordinado.

    La religión primitiva obligaba a los egipcios a ser responsables de sus obras no sólo ante los hombres sino ante toda divinidad. Pero con el tiempo esa fuerza moral de la religión experimentó graves alteraciones. Los sacerdotes, codiciosos sólo de bienes materiales, aprovechan la ignorancia y el temor por lo desconocido de las masas y le abren paso a la magia y a la superstición. Entonces, para la masa de la población, el sistema de creencias y devociones se redujo a un formulismo mecánico, a un fetichismo degradante, donde adoraban groseramente a animales, plantas ( lechugas, cebollas ), la necromancia ( arte de evocar a los muertos ) y mil supercherías ( engaños ).

    Junto al relajamiento del espíritu religioso vino el de toda la cultura egipcia.

    Culto a los Muertos

    Los egipcios le daban más importancia a las sepulturas ( casa eternas ), que a las viviendas ( albergues). Las habitaciones mortuorias estaban hechas según la capacidad económica de las familias. Los reyes y altos magnates se hacían levantar pirámides, mastabas, hipogeos, construcciones que han llegado hasta nosotros.

    Cerca de las ciudades de los vivos las sepulturas acumuladas formaban verdaderas ciudades mortuorias. Ahí se sepultaban los cuerpos embalsamados ( las momias ) y junto a ellos se colocaban los objetos familiares del muerto: armas, utensilios, joyas, juguetes de los niños, papiros de los sabios, estatuas y retratos del extinto, figuras o imágenes de los dioses protectores, oraciones y formularios de defensa para el juicio ante la divinidad, amuletos,etc. Lamentablemente la rapiña humana nos ha privado de preciosos documentos para rehacer la historia de este gran pueblo.

    La concepción de la vida ultraterrena sufrió radicales transformaciones con el andar de los siglos. En los primeros tiempos parece que la supervivencia después de la muerte era privilegio sólo de los faraones y de sus inmediatos servidores. Después de la revolución social se extendió para todas las esferas sociales.

     

    Para ellos el cuerpo era el Kaht. A su muerte permanece inerte pero su doble, el Ka ( especie de segundo cuerpo, de una materia menos densa y que es su fiel representación ), le sobrevive en tanto se conserve o el cuerpo intacto o al menos su imagen. De ahí la práctica de la momificación de los cadáveres y representación de sus imágenes en relieve y estatuas. El mejor obsequio que se podía hacer a un muerto era erigirle una estatua, pues, así se le aseguraba la prolongación de la vida de su doble.

    El doble vive junto a la momia y necesita alimentarse. Para atender a estas necesidades el difunto dejaba rentas especiales.

    Concebían el alma como algo más sutil que el doble. Siempre concibieron al menos dos almas : el bai o alma propiamente tal, principio vital que anima al individuo ( se la representaba en forma de ave ) y el ab o el corazón, sede de todas las actividades buenas o malas del alma

    EL ARTE DE EMBALSAMAR

    Era practicado por oficiales especialmente destinado a ello. Existían tres clases, con distintos precios, de embalsamamientos.

    Empiezan metiendo por las narices del difunto unos hierros encorvados, y después de sacarle con ellos los sesos, introducen allá sus drogas e ingredientes. Abiertos después los ijares ( cavidad entre las costillas falsas y los huesos de las caderas ),con Piedra de Etiopía aguda y cortante, sacan por ellos los intestinos, y purgado el vientre, lo lavan con vino de palma , y después con aromas molidos, llenándolo luego de finísima mirra, de casia y de variedad de aromas, de las cuales exceptúan el incienso, y cosen últimamente la abertura. Después de estos preparativos adoban secretamente el cadáver con nitro durante sesenta días, untándole al mismo tiempo con goma usada por los egipcios en vez de cola. Vuelven entonces los parientes por el muerto, toman su momia, y la encierran en un nicho o caja de madera, cuya parte exterior tiene la forma y la apariencia de un cuerpo humano, y así guardada la depositan colocándola de pie arrimada a la pared.

     

    Juicio a los Muertos

    Según los egipcios existía un reino lejano de los muertos, cuyo camino para llegar a él estaba erizado de peligros. De ahí la necesidad que el difunto aprendiese la manera de salvar esos peligros y poder llegar incólume a ese reino. Entre la copiosa literatura que nos ha quedado, está el " Libro de los muertos ", abundante colección de escritos funerarios y el libro del "Duat " que describe las doce mansiones existentes para las almas de los justos.

    En el reino del Duat vivían los dioses inmortales y a él sólo se podía llegar subiendo a la barca del sol. Pero, para ello, las almas debían previamente someterse a un juicio ante el tribunal de los 42 jueces infernales presididos por Osiris.

    Para obtener la bienaventuranza el enjuiciado debía demostrar que había dado de comer al hambriento, de beber al sediento, dado hospedaje al necesitado, ayudado a cruzar el Nilo al peregrino...

    Acto seguido la balanza divina cotejaba la confesión con la verdad. En un platillo se colocaba el corazón del muerto, y en el otro platillo se ponía una pluma, símbolo de la diosa Moat, la verdad. Horus y Anubis verificaban el peso. Si el difunto había dicho la verdad, los dos pesos se equilibraban. El dios Thot registraba el resultado del juicio y el muerto recuperaba su corazón, quedando libre para entrar al reino de los bienaventurados.

    Los reprobados eran devorados o retornaban a la tierra a llevar una vida miserable o encarnados en animales inmundos.

    Más tarde, cuando la magia y la superstición lo invadían todo, los sacerdotes encontraron fórmulas mágicas que podían no sólo corromper a los dioses Anubis y Moat, sino aún hasta sustraer al culpable, ya de la pena como del mismo juicio, cuando se preveía que éste sería desfavorable.

    El Arte

    Es profundamente religioso y funerario. Un afán por la inmortalidad se destaca en todas sus obras. A través de los siglos éstas han permanecido inmutables con su grandiosidad y su respeto por el pasado.

    La manifestación artística por excelencia fue la arquitectura. La escultura y la pintura sólo fueron auxiliares del arquitecto.

    Su arquitectura se destaca por su grandiosidad, por lo macizo de sus proporciones. En las construcciones se empleó la madera, el barro, ladrillo y sobre todo, la piedra calcárea, que se extraía de las colinas que bordean el valle del Nilo. De las rocas de las cataratas de Syena extraían enormes bloques de granito rosado y azul con que esculpían sarcófagos, colosos y obeliscos.

    El arte de ensamblar la piedra llegó a una gran perfección.

    Dentro de la arquitectura funeraria se destacan las mastabas o pirámides truncadas; los hipogeos (galerías subterráneas excavadas en la roca ) y las pirámides.

    Las Pirámides

    Eran las tumbas magníficas de los faraones del Antiguo Imperio. Construcciones colosales de piedra, de base cuadrangular, con sus ángulos perfectamente orientados hacia los puntos cardinales. Su origen es una desviación de las mastabas.

    Cada pirámide en su interior era una verdadera necrópolis con sus corredores y cámaras, donde se colocaban los sarcófagos del faraón, de su esposa, de sus hijos y parientes cercanos.

    El interior de cada pirámide estaba comunicado con el templo que el soberano se había hecho erigir para recibir las oblaciones ( ofrenda y sacrificios que se hacen a Dios ), de sus súbditos y el homenaje del colegio sacerdotal.

    Para la colocación de las piedras demasiado grandes se levantaban planos inclinados en torno a la construcción y con rastras o durmientes con palancas se les iba deslizando hasta donde se quería.

    El ensamble de las piedras era perfecto.

    La entrada a la pirámide se tenía secreta para evitar la violación de la sepultura.

    Actualmente quedan unas 60 pirámides. Las más conocidas son las de Cheops, Chefrén, y Micerino. La mayor es la de Cheops. Su altura era de 146 metros. La de Chefrén medía 143 metros y la de Micerino 66. El trabajo de las pirámides era gratuito. Era la contribución que el látigo del faraón imponía a sus súbditos. Por eso que el egipcio recordaba con odio ese período de las pirámides.

    Los Obeliscos

    Los Obeliscos o símbolos del Sol, eran grandes bloques de piedra en forma cuadrada, de unos 20 a 40 metros y colocados en posición vertical. Terminaban en forma de pirámide, Estaban cubiertos de inscripciones jeroglíficas en honor de los faraones y de los dioses.

    Colosos

    Son enormes estatuas que representan figuras de reyes sentados. Se colocaban generalmente en la fachada de los templos. Famosos son los colosos de Memnón de veinte metros y que representaban al faraón Amenofis III, y los de Ramsés II.

    Esfinges

    Son también colosos y representan figuras de leones echados con cabeza humana. Famosa es la gran esfinge de Giseh, junto a la gran pirámide. Está esculpida en la roca viva.

    Karnac y Lucsor

    Son templos dedicados al dios Ra en la ciudad de Tebas. Karnac tenía 256 metros de altura.

    Artes Menores

    Se destacaron también los egipcios en la cerámica, vidriería, tejidos, orfebrería y muebles.

    En la cerámica usaban un barniz azul. Para recubrir los ladrillos usaban unos ladrillos esmaltados, algo así como espejuelos. También trabajaron la porcelana.

    Conocían a fondo la elaboración del vidrio y su modelación.

    Practicaron intensamente el tejido. El paño era de lino y los adornos de lana multicolor.

    Trabajaron el oro, la plata, el cobre y el bronce.

    La madera era muy escasa y de ahí que el mobiliario fuese reducido.

    La Ciencia Egipcia.

    Por desgracia muchos de sus conocimientos no han llegado a nosotros pues sólo se transmitían verbalmente.

    Se destacaron en astronomía, matemáticas, medicina y filosofía.

    La astronomía estuvo vinculada a la religión. Para ellos los cuerpos celestes eran dioses. En el conocimiento del firmamento hicieron algunos progresos. Ya desde muy antiguo tenían mapas de la esfera celeste. Identificaron las principales estrellas de su hemisferio. Determinaron con bastante exactitud la posición y movimiento de los cuerpos celestes. A las constelaciones la designaban con nombres de animales, cuya imagen hallaban parecida a la distribución que ellas tenían en el firmamento.

    Son los inventores del primer calendario solar de que se tenga conocimiento. Se supone que hacia el 4200 a. C ya se usaba. está basado en la aparición periódica de la estrella Sirio. El año se componía de 365 días, era de 12 meses, subdividido en 36 décadas. Los cinco restantes y últimos eran festivos.. El día y la noche tenían una duración de doce horas cada uno. Para medir la hora del día usaban Gnomones ( relojes de sombra ).

    Y para las horas de la noche, el reloj de agua ( clepsidra ), Era una vasija llena de agua hasta una marca determinada y que fluía gradualmente por una abertura estrecha cerca de la base. Una serie de marcas en la pared interior de la vasija indicaba las distintas horas.

    Las estaciones del año quedaban marcadas por los tres períodos agrícolas : inundación, crecimiento y cosecha.

    Desarrollaron notablemente las matemáticas.. Echaron las bases de la aritmética y la geometría. Inventaron el sistema decimal pero no conocieron el símbolo del cero. Calcularon con precisión el área de los triángulos, rectángulos y hexágonos. Calculaban en 3,16 la relación entre la circunferencia y su diámetro.

    También tenían un sistema de pesos y medidas.

    La medicina tuvo muchos cultivadores, tanto que Hródoto dice que Egipto está lleno de médicos ( de los ojos, de la cabeza, odontólogos, del vientre...

    Los médicos y cirujanos lograron hacer descubrimientos de valor perdurable. Reconocieron la importancia del corazón. Demostraron suma pericia en el tratamiento de las fracturas y llevaban a cabo operaciones sencillas.

    Descubrieron el valor de los purgantes y notaron las propiedades curativas de numerosas drogas.

    En el Papiro de Edwin Smith, escrito probablemente durante la Monarquía Antigua y considerado como el tratado más antiguo de cirujía, se hace la descripción de 48 casos quirúrgicos. Trata 33 casos de fracturas, 27 de heridas en la cabeza, 21 de heridas del cuello. El principio fundamental de la terapeútica del tratado es " dejemos obrar a la naturaleza ".

    Se describe la aplicación del entablillado, la costura quirúrgica, el cauterio, la tela emplástica, las hilas y los tapones.

    Conocían bastante bien la anatomía. Tenían conocimientos acerca del pulso y de la temperatura del cuerpo. Se sabía que las lesiones del cerebro influían en otras partes del cuerpo.

    Agricultura y ganadería

    La agricultura era la ocupación de la mayoría de los egipcios. La gran preocupación era la irrigación. Una red de canales les permitía hacer llegar las aguas lo más lejos posible. Severas leyes y la religión misma protegían los trabajos agrícolas.

    El suelo daba abundante trigo, avena, verdura, lino. Las frutas scasas; la más corriente, la granada.

    En el cultivo de las flores sobresalía el de la rosa y de la violeta, empleadas en la fabricación de esencias. La vid fue cultivada con mucho éxito y tenían vinos muy célebres.

    Muy extendido estaba el cultivo del olivo. La base de la alimentación popular la formaban las legumbres. Se apreciaban mucho las cebollas, los guisantes y lentejas.

    En el delta se cultivaba papiro para la preparación de papel. Cortaban la corteza del tallo en láminas delgadas y las iban pegando con goma arábiga, unas sobre otras, con las fibras en distintas direcciones, las prensaban bien, pulían la superficie y se obtenía una especie de cartón oscuro: el papiro o biblos. Se escribía sobre él con una cañita empapada en tinta.

    A orillas del río crecía el loto, cuya semilla servía para alimento y sus hojas, como motivo de adornos.

    La ganadería estaba muy desarrollada: ovejas, burros, caballos, asnos. Se destacaban los caballos por ser vigorosos y de fina raza.

     

    El Comercio

    Las primeras transacciones con el extranjero se hicieron hacia el 2.000 a. C. Posteriormente se intensificaron mucho con Creta y países de Siria: fenicios, hebreos, sirios y con los países del interior de Africa.

    Los principales productos de exportación consistían en objetos de lujo, artículos de lino, alfarería fina. Se importaba oro, plata, marfil y maderas.

    Los comerciantes egipcios tenían una buena contabilidad. Extendían órdenes y recibos por sus mercancías. Inventaron las escrituras de propiedades, los contratos y los testamentos. No tuvieron sistema monetario propiamente dicho. Para las grandes operaciones comerciales empleaban anillos de oro y plata. El trueque era la forma corriente en los intercambios menores.

    El gran movimiento comercial trajo un intenso desarrollo industrial.

    Entre las industrias vitales estaban las manufactureras del tejido, del vidrio, alfarería, orfebrería, la naviera y la explotación de las canteras.

    La Escritura

    El invento de la escritura es una de la obras del genio egipcio más importantes. Probablemente los sumerios la inventaron antes, pero el sistema egipcio se desarrolló con mayor rapidez y ya durante la primera dinastía se usaban sus elementos principales y allá por la cuarta dinastía estaban ya fijos tal como lo habían de conservarse hasta los romanos.

    Los símbolos del sistema de escritura egipcia tuvieron su origen en el dibujo primitivo de animales, pájaros y plantas.

    La escritura básica egipcia fue la jeroglífica ( nombre que le dieron los griegos y que significa grabado sagrado ). Estaba compuesta en un principio por signos ideográficos que representaban objetos concretos. Poco a poco algunos d esos signos se hicieron convencionales y se usaron para representar ideas abstractas. Como estos signos no permitían escribir palabras complicadas se introdujeron signos fonéticos que podían ser jeroglíficos de sílabas o de letras consonantes. Y así se llegó a una especie de abecedario con 24 consonantes. Esta es la base del alfabeto que más tarde perfeccionarían los fenicios; pero los egipcios no llegaron a este perfeccionamiento.

    En vez de escribir con letras consonantes del alfabeto, siguieron usando los antiguos ideogramas, de modo que la escritura jeroglífica llegó a ser una mezcla de jeroglíficos figurativos simbólicos y fonéticos, de sílabas y de letras, pasando el número de signos a más de cuatro mil. Como eran muy difíciles para escribirlos, estos signos fueron más tarde simplificados, dando origen a una escritura cursiva más fácil para escribir, pero más difícil para leer: la hierática.

    De esta escritura se derivó una más rápida, con numerosas abreviaturas, la demótica. Se la usaba sobre todo en el comercio. Sus signos se caracterizaban por las abreviaturas y los perfiles redondeados que simplificaban el elemento pictórico. La escritura demótica aparece por vez primera en los círculos mercantiles en el siglo VIII a. C. Posteriormente se generalizó en todo Egipto.

    La escritura jeroglífica se conservó hasta desaparecer en el siglo III. Se usaba para los textos religiosos o inscripciones monumentales. Era eminentemente decorativa. A partir del siglo II se introdujo la forma griega de escribir y la egipcia fue muriendo, hasta desaparecer hacia el siglo V.

    Al mismo tiempo la lengua copta ( mezcla de egipcio, griego y abisinio ) reemplaza al antiguo idioma... y así se perdió totalmente el conocimiento de la escritura egipcia. Y la gran historia de ese pueblo, maravilloso, a pesar de la riqueza de documentos, quedó en tinieblas por quince siglos.

    Corresponde al sabio francés Francisco Champollion ( 1790-1832 ), joven profesor de la Universidad de Grenoble, la gloria de dar en 1822, la clave para descripción de la escritura egipcia.

    Base de los trabajos de Champollion fue una piedra encontrada en el delta, cerca del pueblito de Roseta, por un oficial de Napoleón en 1799. Esta piedra contenía un decreto, dictado el año 196 a.C. por los sacerdotes egipcios, en el que dicen que en agradecimiento a los favores recibidos por el rey Ptolomeo Epifanio V, quien les reconoció todos sus derechos y les libró de algunos impuestos, el sacerdocio ha erigido en todos los templos una imagen del monarca, perpetuando esta decisión en dicha piedra.

    La inscripción está escrita en signos jeroglíficos, escritura demótica y griega.

    Con los trabajos de Champollion nace la Egiptología, que ha permitido conocer mucho más a este admirable pueblo.

     

    servido por Felix sin comentarios compártelo

    16 Junio 2010

    EL HERMETISMO NACIO EN EGIPTO

    Pilar Cordero Galindo

    Hermes Trismegisto es considerado como el padre del tipo de saber que lleva su nombre: el hermetismo.

    El nombre de Hermes Trismegisto es de origen griego y significa "Hermes, el tres veces grande", siendo Hermes un dios griego, más conocido por su denominación romana de Mercurio. Pero la identidad de Hermes Trismegisto, si es que tuvo una identidad individual, se pierde en la noche de los tiempos remontándose al Egipto prefaraónico, mucho antes de Moisés. Ciertas tradiciones hebreas lo consideran contemporáneo de Abraham, quien recibió de Hermes sus conocimientos

     

    Después de haber transcurrido muchos años de su muerte, (la tradición afirma que vivió trescientos años), los egipcios lo deificaron e hicieron de él uno de sus dioses, bajo el nombre de Tot, es decir, el intermediario entre Dios y los hombres

     

    Otros creen que el nombre de Hermes Trismegisto no designa personalidad individual alguna, sino un conjunto de enseñanzas elaboradas en Egipto y enriquecidas a lo largo del tiempo

     

    Finalmente hay también quien sostiene que Hermes Trismegisto fue uno de esos grandes maestros espirituales que, descendiendo de seres superiores, se encarnan en la humanidad para guiarla. (Un especie de Quetzalcóatl)

    Sus enseñanzas pasaron de Egipto a Grecia y los griegos se encargaron como en tantas otras ramas del saber, de conservarlas y transmitirlas. Los misterios órficos y eleusinos, los pitagóricos, los filósofos presocráticos y Platón, fueron el vehículo fundamental de dicha transmisión, que también se realizó en parte a través del teatro griego. Posteriormente, los neoplatónicos y sobretodo los gnósticos, difundieron este saber en el mundo romano y en el cristianismo primitivo por un lado y, por otro sirvieron de base para su posterior propagación entre los árabes

     

    Existe un acuerdo unánime en que la sabiduría de los faraones, cuyo exponente máximo es el cuerpo de la doctrina atribuida a Hermes Trismegisto, fríe brillante depositaria de las enseñanzas de la tradición. Unos opinan que los egipcios heredaron directamente este saber de los atlantes quienes, tras la destrucción de su continente, hicieron un alto a orillas del Nilo en su éxodo hacia el Himalaya

     

    Otros consideran sin embargo que los padres del saber egipcio fueron los hindúes y los caldeos, y que Egipto fue una etapa de reflujo hacia el Oeste a partir del Himalaya

    Hermes Trismegisto fue depositario de las enseñanzas de la Tradición, de un saber que algunos consideran revelado, de origen sobrenatural

     

    Sus enseñanzas proliferaron por todo el mundo conocido: los alquimistas lo consideran fundador de esa ciencia y dicen, "la ciencia hermética reconoce a Hermes como su propagador y algunos consideran que fue el primero que sobresalió en ella. El gran arte, la gran obra, la obra de la piedra filosofal, el magisterio de los sabios, todos son expresiones sinónimas de la ciencia hermética"

    Casi todos los alquimistas lo citan como maestro y consideran una obra que se le atribuye, "La Tabla de Esmeralda", como la exposición más completa y perfecta del arte alquímico

     

    La magia y la adivinación se reclaman también herederas de Hermes Trismegisto. Se han estudiado los orígenes históricos del Tarot y se ha llegado a la conclusión de que, especialmente los arcanos mayores, son la forma que tomó con el tiempo un antiguo libro egipcio, precisamente el libro de Tot. Sabido es que los egipcios sobresalían en la magia y que sus conocimientos de las fuerzas astrales y otras, así como de la esfera de la realidad en la que se desarrollaron las operaciones mágicas, era muy detallado

     

    Plutarco afirma que se cree que Hermes fue el primero en Egipto que conoció los caracteres de los dioses", y no se trata de que Hermes inventara este o aquel alfabeto; se trata del problema de la lengua sagrada en la que signo y cosa eran lo mismo, y donde conocer el signo era poseer la cosa, algo así como la magia homeopática que utilizaban los primitivos en las cavernas para poseer a su presa

    Hermes dominaba la ciencia de este lenguaje sagrado que confería poderes mágicos a quien lo conocía. Por ello a él se refieren también los cabalistas: Moisés, a partir del cual se inició la cábala, era un discípulo de Hermes

    También de Hermes proceden las investigaciones numéricas y físicas de los pitagóricos oye, sí por un lado dieron la matemática, la geometría o la música, por otro lado desarrollaron toda una rama hermética acerca de la unidad, la dualidad, el temario, etc.

    La "armonía de las esferas", la "música celeste", tan estudiadas por los hermetistas del Renacimiento, con su derivación en el arte, la mecánica, o la astronomía en Leonardo, Newton, etc., tienen su fuente en Hermes Trismegisto, a través de los griegos.

    También encontramos en él, aunque este es uno de los aspectos menos conocidos del Corpus Hermeticum, obra fundamental de Hermes, en el que se incluyen el Poimandres y el Asclepio, muchas enseñanzas sobre la teoría de los ciclos, de las edades del mundo, tanto de la tierra como de la totalidad del devenir cósmico

    La razón fundamental de la aparente oscuridad de estos escritos radica en que el lenguaje de Hermes es alegórico, y como apunta en el Kybalion: "Donde quiera que estén las huellas del Maestro, allí los oídos del que está pronto para recibir sus enseñanzas se abren de par en par"

    "Cuando el oído es capaz de oír, entonces vienen los labios que han de llenarlos de sabiduría".

    Esto nos demuestra que este lenguaje estaba oculto para los comunes, y que, únicamente los iniciados, a~uel1os que buscaban su propia transformación espiritual, estaban capacitados para entenderlo, encontrando así no pocas revelaciones y misterios de la naturaleza.

    Si nos preguntamos por qué se conoce tan poco de los Misterios al cabo de tanto tiempo y a través de todos los países reconoceremos que es por el universal y riguroso sigilo de los iniciados, aunque también puede atribuirse a la pérdida de los libros esotéricos de la remota antigüedad

    La historia nos refiere oye el Emperador Diocleciano ordenó, bajo pena de muerte, que se recogieran todos los libros de los sabios egipcios que habían escapado a los estragos del tiempo y que se destruyeran y quemaran. a fin de que este pueblo extremadamente predispuesto a rebelarse no pudiera extraer de nuevo de estos libros "Todo es doble, todo tiene dos polos, todo su par de opuestos, los extremos se tocan, todas las verdades son semiverdades, todas las paradojas pueden reconciliarse

    5. -El principio de ritmo: "Todo fluye y refluye, todo tiene sus períodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo y el ritmo es su compensación

    6.- El principio de causa y efecto: "Toda causa tiene un efecto, todo efecto tiene una causa; todo sucede de acuerdo con ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a una ley no conocida; hay muchos planos de casualidad pero nada escapa a la ley." 7.- El principio de generación: "La generación existe por doquier; todo tiene su pnncipio masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos"

    Las enseñanzas de Hermes Trismegjsto se transmitieron oralmente durante miles de años. Aún hoy día muchas de ellas siguen transmitiéndose así

    Los documentos más antiguos que se conocen se remontan al siglo II antes de Cristo y el cuerpo fundamental del "Corpus Hermeticum" fue fijado en griego aproximadamente entre los años l00 y 300 de nuestra era

    El conocimiento otorgado por Hermes es un conocimiento universal, es decir, que le habla a todos los iniciados de todas las culturas y dice: "la historia de una religión será siempre estrecha, supersticiosa y falsa; sólo hay verdad en la historia religiosa de la humanidad. Desde tal altura no se sienten más que las corrientes que dan la vuelta al globo. El pueblo egipcio, el más independiente y el más cerrado a las influencias exteriores, no pudo substraerse a esta ley universal

    1 El faraón que recibía su nombre de iniciación en el templo, que ejercía el arte sacerdotal y real sobre el trono, era, pues, el iniciado coronado, o por lo menos, el discípulo y el instrumento de los iniciados

    Los hombres contemporáneos, el hombre moderno ha disociado la educación del cuerpo, del alma y del espíritu

    Nuestras ciencias físicas y naturales, muy avanzadas en si mismas, hacen abstracción del principio del alma y de su difusión en el universo; nuestra religión no satisface las necesidades de la inteligencia, nuestra medicina no quiere saber nada ni del alma ni del espíritu. El hombre contemporáneo busca el placer sin la felicidad, la felicidad sin la ciencia, y la ciencia sin la sabiduría. La antigüedad no admitía que se pudiesen separar tales cosas. En todos los dominios, ella tenía en cuenta la tiple naturaleza del hombre: materia, mente y espíritu. La iniciación era un adiestramiento gradual de todo ser humano hacia las cimas vertiginosas del espíritu, desde donde se puede dominar la vida. Para alcanzar la maestría, decían los sabios de entonces, el hombre tiene necesidad de una refundición de su ser físico, moral e intelectual. Más esa refundición solo es posible por el ejercicio simultáneo de la voluntad, la intuición y el razonamiento. Por su completa concordancia, el hombre puede desarrollar sus facultades hasta límites incalculables. El alma tiene sentidos dormidos: La iniciación los despierta. Por un esfuerzo prodigioso, puede alcanzar la perfección espiritual directa, abrirse las vías del más allá, y hacerse capaz de dirigirse a ellas. Entonces, solamente puede decir que ha vencido el destino y conquistado su libertad divina. Entonces, sólo, el iniciado puede ser iniciador, profeta y teurgo, es decir: vidente y creador de almas. Porque solo el que se domina a sí mismo puede dirigir a los otros; sólo es libre el que puede libertarse, únicamente puede emancipar el que está emancipado

    Así pensaban los iniciados antiguos. La verdadera iniciación era la creación de un alma por sí misma, su germinación sobre el plano superior, su floración en el mundo divino

    Trasladémonos al tiempo de los Ramsés, a la época de Moisés y de Orfeo, hacia el año 1300 antes de nuestra era, y tratemos de penetrar en el corazón de la iniciación egipcia

    En [os tiempos de Los Ramsés, la civilización egipcia resplandecía en el apogeo de su gloria. Los faraones de la XX dinastía, discípulos y portaespadas de los santuarios, sostenían como verdaderos héroes la lucha contra Babilonia

    En medio de aquella actividad y de aquella vida deslumbradora, más de un extranjero aspirante a los Misterios, venido de las playas lejanas del Asia Menor o de las montañas de la Tracia, llegaba a Egipto, atraído por la reputación de sus templos. El deseo de penetrar el secreto de las cosas, la sed de saber: he ahí lo que le traía de tan lejos. Se le había dicho que en los santuarios de Egipto vivían magos, hierofantes en posesión de la ciencia divina

    Podemos juzgar la revolución total que la iniciación egipcia operaba a veces en los espíritus, gracias a varios pasajes del Libro de los Muertos. Para saber que había de verdadero en estas narraciones, los adeptos acudían a la puerta del gran templo de Tebas o de Menfis

    Varios servidores los conducían bajo el pórtico de un patio interior, cuyos pilares enormes parecía lotos gigantescos, sosteniendo por su fuerza y pureza el arca solar, el templo de Osiris. El hierofante se acercaba al recién llegado. La majestad de sus facciones, la tranquilidad de su rostro, el misterio de sus ojos negros, impenetrables, pero llenos de luz interna, inquietaban ya algo al postulante

    Lo guiaban hasta un pequeño templo que servia de entrada a las criptas subterráneas. La puerta estaba oculta por una estatua de Isis de tamaño natural. La diosa sentada tenía un libro cerrado sobre sus rodillas, en una actitud de meditación y de recogimiento. Su cara estaba cubierta con un velo. Se leía bajo la estatua: Ningún mortal ha levantado mi velo"

    Aquí está la puerta del santuario oculto, decía el hierofante

    "Mira esas dos columnas". La roja representa la ascensión del espíritu hacia la luz de Osiris; la negra significa La cautividad en la materia, y en esta caída puede llegarse hasta el aniquilamiento. Cualquiera que aborde nuestra ciencia y nuestra doctrina, juego en ello su vida. La locura o la muerte: he ahí lo que encuentra el débil o el malvado; los fuertes y los buenos únicamente, encuentran aquí la vida y la inmortalidad. Muchos imprudentes han entrado por esa puerta y no han vuelto a salir vivos. Es un abismo que no muestra la luz sino a los intrépidos. Reflexiona bien en lo que vas a hacer, en los peligros que vas a correr, y si tu valor no es un valor a toda prueba, renuncia a la empresa. Porque una vez que esta puerta se cierre, no podrás volverte atrás. Si el extranjero persistía en su voluntad, el hierofante le volvía a llevar al patio exterior y le dejaba en manos de servidores del templo, con los que tenía que pasar una semana, obligado a hacer trabajos humildes, escuchando himnos y haciendo las abluciones

    Se le ordenaba el silencio más absoluto

    Llegaba la noche de la prueba. Dos oficiantes, volvían a llevar al aspirante a la puerta del santuario oculto. Se entraba en un vestíbulo negro sin salida aparente. A los dos lados de la sala lúgubre, a la luz de las antorchas, el extranjero veía una fila de estatuas con cuerpos de hombre y cabezas de animales; de leones, de toros, de aves de rapiña, de serpientes. Al fin de aquella siniestra avenida que se atravesaba en el más profundo silencio, había una momia y un esqueleto humano de pie y frente a frente. Y con un gesto mudo de los oficiantes, mostraban al novicio un agujero en la pared frente a él. Era la entrada a un pasadizo tan bajo que no se podía penetrar en él más que arrastrándose

    Aún puedes volver atrás, decía uno de los oficiantes; la puerta del santuario aún no se ha vuelto a cenar. Si no quieres, tienes que continuar tu camino por ahí y sin volver atrás

    Me quedo, decía el novicio reuniendo todo su valor

    e Se le daba entonces una pequeña lámpara encendida. Los oficiantes se marchaban y cerraban con estrépito la puerta del santuario. Ya no había que dudar: era preciso entrar en el pasadizo. Apenas se habla deslizado en él, arrastrándose de rodillas con su lámpara en la mano, cuando oía una voz en el fondo del subterráneo: "aquí perecen los locos que codician la ciencia y el poder". Gracias a un maravilloso efecto de acústica, aquellas palabras eran repetidas siete veces por ecos distanciados. Era preciso avanzar, sin embargo el pasadizo se ensanchaba, pero descendía en pendiente cada vez más rápida. En fin, el viajero se encontraba frente a un embudo que conducía a un agujero: una escala de hierro se perdía en él, el novicio se aventuraba a bajar. En el último escalón, su mirada asustada se hundía en un pozo horrible. Su pobre lámpara de nafta que apretaba en su temblorosa mano proyectaba un vago resplandor en tinieblas sin fondo..., ¿qué hacer? Sobre él la vuelta imposible; bajo él la caída en el vacío, la noche espantosa. En aquella angustia distinguía una grieta en el terreno por su izquierda. Agarrado con una mano en la escala, extendiendo su lámpara con la otra, vela unos escalones. ¡Una escalera!, era la salvación. Se lanzaba por ella; subía; se escapaba del abismo. La escalera subía en espiral. En fin, el aspirante se encontraba ante una reja de bronce que daba a una ancha galería sostenida por grandes cariátides. En los intervalos sobre el muro, se veían dos filas de frescos simbólicos. Habla once en cada lado, dulcemente iluminados por lámparas de cristal que tenían en sus manos las bellas cariátides

    Un mago llamado Pastóforo, que significa guardián de los símbolos sagrados, abría la verja del novicio y le acogía con una sonrisa benévola. Le felicitaba por haber soportado con felicidad la primera prueba y luego, conduciéndole a través de la galería le explicaba las pinturas sagradas. Bajo cada una de esas pinturas había una letra y un número. Los veintidós símbolos representaban los veintidós primeros arcanos, y constituían el alfabeto de la ciencia oculta, es decir, los principios absolutos, las claves universales que, aplicadas por la voluntad, se convierten en la frente de toda sabiduría y de todo poder. Tras cada una de estas imágenes, entreveía con relámpagos de intuición toda una serie de pensamientos y de imágenes súbitamente evocadas

    Sospechaba por la primera vez la parte interna del mundo por la cadena misteriosa de las causas. Así, de letra en letra, de número en número, el maestro explicaba el discípulo el sentido de los arcanos (que son los veintidós arcanos mayores del tarot)

    Pero las pruebas no habían terminado. Al concluir de hablar, el pastóforo abría una puerta que daba acceso a una nueva bóveda estrecha y larga a cuya extremidad chisporroteaba una enorme hoguera. "Pero ¡Eso es la muerte!", decía el novicio, y miraba a su gula temblando

    "Hijo mío, respondía el pastóforo, la muerte solo espanta a las naturalezas abortadas. Yo he atravesado en otros tiempos aquella llama como un campo de rosas". Y la verja de la galería de los arcanos se volvía a cerrar tras el postulante. Al aproximarse a la barrera de fuego, se daba cuenta de que la hoguera se reducía a una ilusión de óptica creada por maderas resinosas, dispuestas sobre unas rejas

    Un sendero trazado en medio, le permitía pasar rápidamente al otro lado. A la prueba del friego sucedía la prueba del agua. El aspirante tenía fue atravesar en agua muerta y negra al resplandor de un incendio de nafta que se encendía tras él, en la cámara del fuego. Después de esto, dos oficiantes le conducían tembloroso a una gruta oscura en la que no se veía más que un lecho mullido, misteriosamente iluminado por la semioscuridad de una lámpara de bronce 2suspendida en la bóveda. Le secaban, rociaban su cuerno con esencias exquisitas, le revestían con un traje de fino lienzo y le dejaban solo después de haberle dicho: "Descansa, medita y espera al hierofante"

    Envuelto en un sueño de fuego, el extranjero cerraba los ojos. Al volverlos a abrir, veía a algunos pasos de su lecho, una aparición trastornadora de vida y de infernal seducción. Una mujer de Nubia, vestida con gasa de púrpura transparente, un collar de amuletos a su cuello, parecida a las sacerdotisas, estaba ahí en pie, cubriéndole con su mirada, y manteniendo en su mano izquierda una copa coronada de rosas. Tenía ese tipo nubio cuya sensualidad intensa y chispeante concentra todas las potencias del animal femenino: pómulos salientes, nariz dilatada, labios gruesos como un fruto rojo y sabroso. Sus ojos negros brillaban en la penumbra. El novicio se había levantado y sorprendido, no sabiendo si debía temblar o regocijarse. Como llena de cansancio, la nubia se sentaba sobre el lecho y envolvía al extranjero en una mirada suplicante como una larga llama. ¡Desgraciado de él si se atrevía a desafiarla, si se inclinaba sobre aquella boca, si se embriagaba con los pesados perfumes que subían de aquellos hombros bronceados! Una vez que había cogido su mano y tocado con los labios aquella copa, estaba perdido. Rodaba sobre el lecho enlazado en una abrazo abrazador. Pero después de satisfacer el deseo salvaje, el líquido que había bebido le sumergía en un pesado sueño

    Cuando despertaba, se encontraba solo, angustiado. La lámpara lanzaba una luz fúnebre sobre su lecho en desorden. Un hombre estaba en pie ante él, era el hierofante que le decía: "Has vencido en las primeras pruebas. Has triunfado de la muerte del fuego y del agua; pero no has sabido vencerte a ti mismo. Tú que aspiras a las alturas del espíritu y del conocimiento, has sucumbido a la primera tentación de los sentidos y has caído en el abismo de la materia. Quien vive esclavo de los sentidos, vive en las tinieblas. Has preferido las tinieblas a la luz: quédate pues, en las tinieblas. Te advertí de los peligros a que te exponías. Has salvado tu ‘vida; pero has perdido tu libertad. Quedarás bajo pena de muerte, como esclavo del templo

    Si al contrario, el aspirante había tirado la copa y rechazado a la pecadora, doce oficiantes provistos de antorchas, llegaban para rodearle y conducirle triunfalmente al santuario de Isis, donde los magos, vestidos de blanco le esperaban en asamblea plena. En el fondo del templo espléndidamente iluminado veía la estatua colosal de Isis en metal fundido, con una rosa de oro en el pecho, coronada con una diadema de siete rayos y sosteniendo en sus brazos a su hijo Horus

    Ante la diosa, el hierofante recibía al recién llegado y le hacia prestar bajo las imprecaciones más tremenda el juramento del silencio y de la sumisión. Entonces la saludaba en nombre de toda la asamblea como a un hermano y futuro iniciado. Ante aquellos maestros augustos, el discípulo de Isis, se creía en presencia de dioses. Engrandecido ante sí mismo, entraba por primera vez en la esfera de la Verdad

    Y, sin embargo sólo quedaba admitido a su umbral. Porque ahora empezaban los largos años de estudio y de aprendizaje. El tiempo lo repartía entre las meditaciones en su celda, el estudio de los jeroglíficos en las salas y patios de los templos. Aprendía las ciencias de los minerales y las plantas, la historia del hombre y de los pueblos, la medicina, la arquitectura y la música sagrada. Los sabios antiguos creían que el hombre no posee la verdad más que cuando ésta llega a ser una parte de su ser íntimo, un acto espontáneo del alma. Pero en ese profundo trabajo de asimilación, se dejaba al discípulo abandonado a sí mismo

    A sus inquietudes a sus preguntas, se le respondía: "Espera y trabaja". Entonces se manifestaban en él rebeldías repentinas, pesares amargos, sospechas horribles

    Así transcurrían los meses y los años. Sentía operar en su ser una transformación lenta, una metamorfosis completa

    Las pasiones que le hablan asaltado en su juventud se alejaban como sombras, y los pensamientos que le rodeaban ahora le sonreían corno inmortales amigos. Lo que experimentaba por momentos, era la desaparición de su yo terrestre y el nacimiento de otro yo más puro y etéreo

    Después de una de aquellas oraciones mudas, el iniciado veía como una aparición al hierofante que le explicaba que * estaba listo para cruzar el umbral de la Verdad. Había ahora que morir para resucitar

    Al llegar al crepúsculo, los sacerdotes de Osiris, llevando antorchas, acompañaban al nuevo adepto a una cripta baja sostenida por cuatro columnas apoyadas sobre esfinges. En un extremo se encontraba un sarcófago abierto, tallado en mármol. "Acuéstate pues en esa tumba, le decía el hierofante, y espera la luz. Esta noche franquearás la puerta del Espanto y alcanzarás el umbral de la Maestría

    El adepto se acostaba en el sarcófago abierto; el hierofante extendía la mano sobre él para bendecirle, y el cortejo de los iniciados se alejaba en silencio de la cripta

    El frío hiela todos sus miembros; su vida desfila ante él cuadros sucesivos como una cosa irreal, y su conciencia terrestre se vuelve cada vez más vaga y difusa. Pero a medida que siente su cuerpo disolverse, la parte etérea, fluida, de su ser, se destaca. Entra en éxtasis.... y tiene una visión: la de una mujer, la Isis del santuario oculto; pero más joven, sonriente y luminosa. Un veto transparente cubre su figura y su cuerpo brilla a través. Isis le llama y le habla al oído. Pero todo se quiebra, la visión se borra. Un desgarramiento atroz, y el adepto se siente precipitado en su cuerpo como en un cadáver

    Ya has resucitado, dice el sacerdote: ven a celebrar con nosotros el banquete de los iniciados, y cuéntame tu viaje en la luz de Osiris, porque eres desde ahora uno de los nuestros. El jefe del templo daba al reciente adepto la grande revelación contándole La visión de Hermes. Esta visión no estaba escrita en ningún papiro, estaba en las * estelas de la cripta secreta, conocida sólo por el hierofante

    De pontífice, en pontífice, la explicación de transmitía verbalmente

    Escucha bien, decía el hierofante, esta visión encierra la historia eterna del mundo y el círculo de las cosas..., y la visión era contada

    Las enseñanzas de Hermes no murieron con la decadencia de los antiguos, sino que éste, con curiosos disfraces, siguió viviendo a través de los siglos hasta nuestros días, y ha tenido en suspenso el espíritu de los hombres con sus artes engañosas y sus dotes curativas, y digo artes engañosas porque Hermes representa la dualidad en el hombre, su naturaleza integral, su ser a la vez bueno y malo

    Hermes puede ser el vulgar o el filosofal, es polifacético, mutable y engañoso, es la fuerza de lo masculino y de lo femenino, así como las de la tierra y el cielo. Es padre y madre, joven y anciano, muy fuerte y débil, muerte y resurrección, visible e invisible, duro y blando

    Se delimita mejor su esencia cuando se le considera como un proceso que comienza con el mal y termina con el bien

    Es la unidad de los opuestos realizada en un proceso

    Hermes representa la transformación del hombre material en un hombre espiritual

    Estamos a punto de acabar un ciclo, estamos ante un fin de milenio, ha empezado la era restauradora. Las páginas de la historia futura contendrán pruebas evidentes de que si en algo hemos de creer a los antiguos es en que los espíritus t descendieron de lo alto para conversar con los hombres y enseñarles los secretos del mundo oculto

     

    GLOSARIO

    HIEROFANTE.-
    Revelador de enseñanzas sagradas. Llevaba este titulo el jefe de los adeptos, que en las iniciaciones explicaba los arcanos a los neófitos. En hebreo y caldeo se le llamaba "Pedro" que significa el que abre o descubre ( y no "piedra", como comúnmente lo conocemos). De aquí que el Papa, como sucesor del hierofante de los antiguos Misterios, ocupe la pagana silla de "San Pedro"

    INICIADOS. Los que en la antigüedad aprendían en los Misterios los secretos conocimientos de la boca de los hierofantes. En nuestros días, los aleccionados por los adeptos a la mística doctrina de las ciencias del Misterio, que a pesar de los siglos transcurridos, tienen pocos pero verdaderos devotos

     

    MISTERIOS.-
    Eran reglas secretas que desconocían los profanos y los no iniciados. Por medio de representaciones dramáticas y otros procedimientos se enseñaba en los Misterios el origen de las cosas, la naturaleza del espíritu humano, sus relaciones con el cuerpo y el modo de purificarse para alcanzar la vida superior. Por el mismo método se enseñaban las ciencias naturales, la medicina, la música y la adivinación

    OCULTISMO.-
    Estudio de las diversas ramas de las ciencias ocultas. Es término usado por los cabalistas franceses, según se advierte en las obras de Eliphas Levi. El ocultismo abarca todos los fenómenos psíquicos, biológicos, físicos, cósmicos y espirituales. Es sinónimo de "escondido o secreto" y comprende también el estudio de la cábala, astrología y alquimia

    TEURGIA.-
    Magia blanca; viene de Theos=dios y Ergon= obra

    servido por Felix sin comentarios compártelo


    Sobre mí

    Avatar de Felix

    S.E.T.I. Señales de Otras Civilizaciones

    Palma de Mallorca, Baleares, España
    ver perfil »
    contacto »
    Counter
    University of Phoenix

    Buscar

    suscríbete

    Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

    ¿Qué es esto?